Soldado tiene cuentas pendientes con Koeman

El Granada afronta la visita al Camp Nou de este jueves con opciones muy remotas ya de poder pelear por plazas europeas pero con ganas de competir y sumar ante el Barcelona. “Si estamos a nuestro mejor nivel, podemos crear problemas a cualquiera”, postulaba Víctor Díaz después de la derrota ante el Sevilla. Hay una motivación especial siempre que toca rendir visita al Barça y este año esas ganas se multiplican después de lo que sucedió tanto en el césped como en los banquillos en los cuartos de final de la Copa del Rey.

El choque copero dejó abierta alguna que otra herida y un poso de rabia y malestar entre los jugadores y el cuerpo técnico nazarí. Hay cuentas pendientes, especialmente entre Soldado y Koeman. El equipo azulgrana levantó un 2-0 en el descuento y segundos antes de que el partido se fuese a la prórroga, Luis Suárez perdonó el 3-2. A los rojiblancos aún les quedó gasolina para igualar a tres, pero acabaron desfondados y cediendo el pase a semifinales que durante tanto tiempo tuvieron en la mano.

El duelo titánico de aquella noche en Los Cármenes no sólo tuvo lugar en el césped. Al mismo tiempo también se jugó otro partido en los banquillos. Los técnicos y suplentes del Granada acabaron muy molestos con la actitud que según ellos mostraron Koeman y sus ayudantes. Hubo más que palabras y algún que otro insulto entre ambos bandos, siendo Soldado el que más exteriorizó su indignación y el que lideró los reproches hacia Ronald Koeman.

El ariete del Granada, una vez sustituido y ante los aspavientos del técnico holandés y de sus ayudantes tras los goles barcelonistas, estalló y no se mordió la lengua contra preparador azulgrana: “Eres un payaso, no tienes humildad. Es un subnormal. No tenéis respeto. Así es como ganáis”. Diego Martínez también mostró su malestar por la actitud de los técnicos culés durante el partido: “Esto no puede ser. Respeta más, hombre ya”.

La tensión en los banquillos fue palpable durante el tramo final del encuentro y el colegiado, Sánchez Martínez, acabó expulsando a un integrante de cada cuerpo técnico. Por el bando nazarí mandó al vestuario a Jesús Pérez por “protestar de forma ostensible tras haber sido advertido”. También envió a la caseta a Albertus Schreuder, el segundo de Koeman, «por salir de su área técnica en la celebración de un gol haciendo gestos para provocar al banquillo local».

Bajo este precedente, el de este jueves no será un partido más para el Granada, que viajará con los deberes hechos de sobra esta temporada pero con ganas de saldar cuentas pendientes y torpedear el asalto al liderato del Barcelona.