«Si Neymar se hubiera quedado, el Barcelona habría ganado dos o tres Champions más»

Pep Guardiola ha hablado ante los medios de comunicación antes del duelo de semifinales contra el en la Champions League, donde ha confirmado que el Manchester City no tiene ninguna baja antes de viajar a Francia.

Duelo contra el PSG: «Sabemos que vamos a sufrir en los dos partidos y ellos van a tener ocasiones. Lo único que podemos hacer es crear nuestras propias oportunidades. ¿Vamos a jugar 90 minutos preocupándonos y centrándonos en lo que ellos pueden hacer? Queremos tener el balón porque, si lo tenemos en las posiciones correctas, damos estabilidad al equipo».

Llegar a semifinales: «Es la segunda vez que el Manchester City está aquí. No somos élite en esta competición pero queremos estar aquí. Cuando los propietarios se hicieron con el club hace una década dieron pasos para mejorar en Inglaterra y luego aquí».

Sobre Neymar: «Si Neymar se hubiera quedado, el Barcelona habría ganado dos o tres Champions más. Soy un gran admirador suyo».

Títulos: «La Champions es la más bonita pero la Premier es la más importante. Cuando te haces mayor te das cuenta de lo difícil que es ganar títulos. La Carabao Cup no es el más importante, pero ahí estaba la ilusión cuando lo ganamos».

Laporta ‘redebuta’ en un palco al lado de Nasser Al-Khelaifi

Aunque todavía no es presidente oficialmente (la toma de posesión no se producirá hasta que presente el aval de casi 125 millones de euros en LaLiga y este sea aprobado), Joan Laporta quiso estar desde el primer viaje al lado de sus jugadores. Invitado por el presidente de la Junta Gestora, Carles Tusquets, Laporta y su vicepresidente deportivo, Rafa Yuste, pasaron el correspondiente PCR este lunes y viajaron ayer martes.

Laporta esperó a sus jugadores en la zona de embarque y fue saludándolos uno a uno. Estuvo simpático con Dest y muy cómplice con Messi y Alba, con quienes se nota a leguas que mantiene una relación especial. Laporta tampoco pretende ser invasivo, pero está claro que en los primeros días debe llenar el vacío de poder que ha habido en el club durante meses. No sólo desde la dimisión de Bartomeu, sino desde que el ex presidente dejó de tener contacto con sus jugadores. «Aunque yo no he hablado con él, ya lo haré en el futuro, es importante que tengamos un presidente», dijo ayer en sala de prensa Frenkie de Jong.

Pero Laporta quería estar en París por más cosas. Al nuevo presidente del Barça no le ha gustado nada el comportamiento del PSG en el asunto Messi. De hecho, durante la campaña electoral estuvo durísimo y en esa línea ha seguido estos días. «El PSG le faltó el respeto al Barça al hablar públicamente sobre Messi. Un jugador puede desear públicamente la llegada del mejor jugador de la historia. Un club, no. Leonardo se equivocó y creo que lo sabe. Estoy seguro de que el PSG ha entendido bien el mensaje. El partido de París será mi primero como presidente. Amo nuestra nueva rivalidad, aunque tengamos dos modelos distintos: uno es de su afición, el otro de un emir que pone dinero al final de la temporada», dijo Laporta en Le Parisien, insistiendo en la línea de sus declaraciones contras los que llama “clubes-estado”.

Laporta mirará a los ojos a Nasser Al-Khelaifi en el palco. Es posible que Carles Tusquets le informe de los acontecimientos del partido de ida. Entonces, trascendió entre bambalinas de que el dirigente parisino se saltó el protocolo y celebró a los grandes los goles de su equipo. Tal vez, con el Barça al fin con presidente, todo sea distinto

El PSG calienta al Barça

Como siempre pasa algo en el Barça, lo de este miércoles, después de una remontada heroica contra el Granada en la Copa, terminó con unas declaraciones de Ángel Di María desde Francia. El argentino dijo que «hay muchas posibilidades» de que Messi juegue en el Paris Saint Germain la próxima temporada. Al argentino, amigo muy cercano de Messi le dio igual que él mismo termine su contrato con el PSG el próximo 30 de junio. El caso era agitar el árbol. A los oídos de Koeman llegaron esas declaraciones de Di María. Y el holandés reaccionó, porque se está haciendo un caldo de cultivo feo en la historia.

«Es una falta de respeto. Una cosa es que te equivoques una vez, pero parece que quieran calentar el partido. Messi es jugador del Barça todavía», dijo el holandés en la sala de prensa de Los Cármenes. Ese «todavía» hizo temblar a la afición culé. Pero sea una estrategia o no, lo del PSG está empezando a sentar mal en Barcelona. A Leonardo, director deportivo del PSG, no pareció importarle que Jorge Messi, padre de Lionel, pidiese en octubre a los medios de comunicación que dejasen de «inventar» y de fabricar «fake news» con informaciones que daban por hecho el fichaje de Messi con el PSG.

Hace un mes, Leonardo flirteó claramente con Messi en France Football. «Grandes jugadores como Messi siempre estarán en la lista del PSG (…). Estamos sentados en la gran mesa de los que están siguiendo de cerca este asunto. Nuestra silla está reservada por si…». Si se quieren añadir motivos de enfado, se puede empezar por Neymar, que también insistió en que «la temporada que viene tenemos que jugar juntos». Esas declaraciones toman más fuerza después del anuncio de su inminente renovación. Y luego está Pochettino, reconocido ex jugador y seguidor del Espanyol que dijo en su día que «antes volvería a mi granja que entrenar al Barça». El técnico argentino también le tiró la caña al argentino: «Uno siempre quiere a los mejores».

Sea porque sabe algo que el resto no, o por intuición, la única voz que se ha levantado desde Barcelona en las últimas semanas ha ido la de Joan Laporta, que fue el primero que se calentó con el club parisino. «El comportamiento del PSG no gustó absolutamente nada. Faltaron al respeto al Barça. Entiendo perfectamente que un jugador (Neymar) diga que quiere jugar con Leo Messi. A mí también me gustaría jugar con él. Pero que un representante de un club lo diga, está fuera de lugar, demuestra su falta de experiencia a este nivel. Les queda mucho que aprender en el mundo del fútbol».

Al final, a Laporta se le ha sumado Koeman. Y la ola puede arrastrar a más gente. Esas declaraciones de Di María encendiendo el fuego antes de tiempo van a poner a máxima temperatura el partido de dentro de menos de dos semanas en el Camp Nou.

La palabra remontada se incluirá en el diccionario francés

La palabra remontada formará parte del diccionario francés a partir del 2021, según ha informado Le Point. El término fue importado del español hace tres años, cuando el Barcelona venció por 6-1 al PSG en los octavos de final de la Champions League en una de las remontadas más espectaculares de la historia de la máxima competición continental.

Desde entonces, los comentaristas de televisión se han apropiado de la acepción para referirse a ella con el mismo sentido que lo utiliza el diccionario español. No obstante, en Francia se usa más a menudo de forma sarcástica para bromear con respecto a un equipo que pierde una gran ventaja, ya sea en un partido o en una eliminatoria.

Según la RAE, remontada significa: «Superación de un resultado o de una posición adversos», por lo que el Larousse, el diccionario más prestigioso de Francia, acuñará la misma terminología y homologará la definición para introducirla oficialmente a partir del próximo año. Un españolismo importado en el país galo gracias al fútbol.

El Barça llama a Onana, pero también el PSG y la Premier

El de 2020 va a ser un verano muy complicado para cualquier fichaje. Uno de los papeles más complicados será para equipos como el Ajax, con jugadores a los que se les prometió una salida fácil si se quedaban un año más tras la gran actuación de la temporada pasada, como puede ser el caso de Ziyech. Ahora la cuestión es Onana y el Barça está muy interesado en recuperar a su canterano.

De momento está todo bastante en el aire. Ayer se rumoreaba que el Barça podría incluis a Neto, Riqui Puig y Álex Collado o Carles Aleña, y De Telegraaf habla del choque de intenciones: mientras que Overmars mantiene un precio elevado y espera que se quede, al menos, una temporada más, Onana quiere irse. Ya se habló de esto mismo la primavera pasada y el portero acabó renovando hasta 2022.

Según ha podido saber AS, el Barça no es el único que ya ha contactado con OnanaEl PSG y sobre todo la Premier también están pendientes del camerunés. El problema es que ahora todo va muy lento y hay que ver cómo afecta la crisis del coronavirus a la economía de los clubes.

El portero ha dejado caer en varias entrevistas que le encantaría volver al Barça, donde pasó cinco años en La Masía. Él tiene claro que luchará para jugar vaya a donde vaya. Una de las frases más destacadas que dejó el día de su última renovación fue: «Ha sido una decisión difícil, pero soy un portero joven y tengo que jugar. En el Ajax estoy seguro de ello, en clubes extranjeros top esa es la pregunta».

Por parte del PSG, Keylor está dando un buen rendimiento pero ya está camino de los 34 años. A nadie se le escapa del potencial financiero de la Premier League, y del big-6 el Chelsea es el único que podría estar buscando portero tras la irregular temporada de Kepa. El Tottenham estaría en la misma situación que el PSG con Lloris. Todas las opciones abiertas.