Sergi Roberto aprieta para jugar la final de Copa del Rey

Sergi Roberto podría ser una de las grandes novedades en el once que presente Ronald Koeman para la final de Copa. El canterano sustituiría a un Sergiño Dest, que estuvo especialmente desacertado en el Clásico, cometiendo errores de bulto y desajustes tanto en ataque como en defensa, que obligaron al técnico holandés a sustituirle por Antoine Griezmann tras el descanso y cambiar asimismo de dibujo. Sergi Roberto salió por Sergio Busquets en el minuto 64, colocándose como interior derecho y teniendo a sus espaldas a Óscar Mingueza en el lateral derecho. Fue una reaparición agridulce tras dos meses fuera de los terrenos de juego: su rendimiento en el campo fue aceptable, pero se le notó su falta de ritmo.

De ahí que Sergi Roberto haya dado un paso adelante y este miércoles acudiera a la Ciutat Esportiva a ejercitarse pese a que el equipo tenía día de fiesta. El de Reus es muy consciente que si quiere postulares para una plaza en el once de la final de Copa tiene que apretar los dientes y recuperar el ritmo de competición y eso sólo se consigue entrenando y jugando partidos.

Parece evidente que la plaza de lateral derecho es todo un caramelo en la plantilla. El teórico propietario, Dest, no ha acabado de encontrar la regularidad deseada, mientras que Mingueza ha sabido hacerse un hueco, aprovechando la baja de Sergi Roberto. La apuesta por los tres centrales facilitó la entrada de los dos jugadores, tanto Dest como Mingueza, en el once, pero si finalmente recupera la tradicional línea de cuatro atrás, entonces la competencia por el lateral derecho se multiplicaría, al haber tres candidatos para la misma posición.

Parece claro que Dest es a día de hoy el gran perdedor de este pulso a tres, donde Mingueza y Sergi Roberto parten como mejor situados, con el factor a favor para este último de ser uno de los capitanes y contar con más experiencia para este tipo de partidos.

En todo caso, también Koeman tendrá que valorar cómo llega Sergi Roberto a la final: no hay que olvidar que en los últimos cuatro meses sólo ha jugado tres partidos, ninguno de ellos completo y que en el único que fue titular, ante el Granada (3-5) en los cuartos de la Copa, acabó recayendo de su lesión en el cuádriceps de la pierna derecha.

Final de la Copa del Rey 2020: ¿cuándo se jugará el Real Sociedad – Athletic pendiente?

Suspendidos oficialmente los actos de la Semana Santa 2021 por culpa de la pandemia, la primavera sevillana tendrá el consuelo de vivir el espectáculo del fútbol con dos finales de la Copa del Rey seguidas, la de 2020 y la de 2021. Será con la esperanza de que la evolución de la pandemia mejore y pueda haber algo de público, motivo por el que Real Sociedad y Athletic acordaron un aplazamiento tan largo. Deseo que expresó también recientemente Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes. Ahora, los clubes vascos viven una experiencia extraña: aspirar a ganar un título en 2021 antes de la final pendiente de 2020.

La Cartuja de Sevilla era el escenario donde hace un año se tenían que haber dado cita los dos equipos vascos, la Real Sociedad y el Athletic, que atesoran una rivalidad centenaria. Y en Sevilla y en La Cartuja será donde tendrá lugar una final histórica, inédita y por la que ambos clubes y ambas aficiones habrán estado suspirando durante casi 365 días.

Porque la final de la Copa 2020 tenía que haberse disputado el 18 de abril de 2020, y todo está previsto para que se celebre el domingo 4 de abril de 2021, justo el domingo de Pascua. Dos semanas después, el sábado 17 de abril, tendrá lugar la de 2021. Aunque la fecha de la final, el 4 de abril, no está todavía confirmada oficialmente por la Real Federación Española de Fútbol, ambos clubes la dan por buena. El hecho de que ese fin de semana coincida con el derbi vasco de LaLiga Santander de Anoeta (es la fecha idónea ya que no perjudica a terceros) y el hecho de que debe celebrarse antes de la final de 2021 hacen prever que casi con toda seguridad se celebrará en esa fecha.

El estadio de La Cartuja recobra, así pues, un marcado protagonismo después de que la Real Federación Española de Fútbol anunciara que será el escenario donde se disputarán las cuatro próximas finales de la Copa del Rey y después de que recientemente haya albergado a la Selección. También será el terreno de juego donde este domingo se proclame el campeón de la Supercopa de España 2021. Este miércoles la Real Sociedad se medirá con el Barcelona en el Nuevo Arcángel, estadio del Córdoba y el jueves le tocará el turno al Athletic ante el Real Madrid en La Rosaleda, feudo del Málaga. Dos duros escollos que ponen muy difícil otra final inédita y que tendría lugar tres meses antes de la gran final pendiente.

Un adelanto de la final de la Copa 2020 en la final del domingo es algo con lo que sueñan ambos clubes vascos. La historia de la rivalidad del Athletic y la Real Sociedad mira a la Supercopa como la antesala de la gran final de la Copa del Rey.

De Marcos: «Hay que creer que se puede»

«Han pasado muchos meses (ocho y medio), he tenido que pasar por el quirófano, pero el futbolista tiene que pasar por estos tramos y hay que ser fuerte mentalmente y positivo. He vuelto en un campo que a todo el mundo le gusta jugar y feliz por ello», lanza Óscar de Marcos, siempre pizpireto, ya con el tobillo a raya, que sostiene que no se puede descartar, pese a la derrota en la Ciudad Condal, colarse en Europa: «Está complicado por los puntos. La distancia es complicada recortarla, pero lo hemos hecho más veces con diferencias incluso mayores. Hay que creer en ello, pensar siempre que se puede; el equipo venía de una buena dinámica de resultados y ya se verá», remata el carrilero de Laguardia, ya pensando en el Mallorca este sábado en San Mamés.

En cuanto al envite en el Camp Nou, el Athletic estuvo descarado y valiente: «El equipo ha estado bien, en la segunda han apretado bastante; un punto hubiera sido merecido por el esfuerzo que hemos hecho. Hemos tenido alguna ocasión como una de Raúl García con el 1-0 bastante clara. Es un campo complicado, el equipo ha llegado bien, una pena no conseguirlo», desliza De Marcos, satisfecho porque el plan ante el Barça casi sale para sellar la machada: «Hay que tenerlo bien trabajado lo que vas a hacer porque es difícil defenderlos; había que estar concentrados todo el partido y así ha sido. La idea era un poco lo que queríamos, aprovechar las nuestras, pero no ha podido ser», zanja.