Un proyecto por definir

El Barça 2021-22 todavía no sabe dónde se dirige. Al menos en los rasgos que deben completarlo después del proceso de reconstrucción iniciado este curso por Ronald Koeman. Hay varias incógnitas de la ecuación que no están resueltas. Al contrario, están muy en el aire por diferentes circunstancias. Son días de continuas reuniones en las oficinas de Can Barça, con Laporta, Yuste, Alemany y Planes como protagonistas, porque hay que empezar a decidir por dónde van a ir los tiros.

El primer asunto a resolver es la renovación de Messi. Han sido, sin embargo, dos semanas difíciles para avanzar porque el argentino, por respeto también al equipo, quiere darle máxima prioridad al tema deportivo. Y tocaba mirar al Clásico y ahora, a la final de Copa del próximo sábado ante el Athletic. La luz verde o roja de Messi a su continuidad también es básica para saber sobre qué márgenes económicos se moverá el equipo la próxima temporada. Este martes se pudo ver al presidente del Barça, Joan Laporta, abrazado a Messi en el acto de la foto oficial. La mejor señal de la buena sintonía que hay entre el presidente y el crack argentino, pero ninguna garantía de lo que ocurrirá.

Tampoco está muy claro cuál será el fichaje franquicia de la próxima temporada. Joan Laporta se ha reunido con Mino Raiola por Haaland; y con Pini Zahavi por Neymar y Alaba. Es el mejor símbolo de que el proyecto aún no tiene una dirección clara. Haaland es un nueve, Neymar un futbolista para movese entre líneas o directamente en el extremo. Si la apuesta es el noruego, será difícil colocar jugadores en la operación. Si la elección es el brasileño, Griezmann y Dembélé, especialmente este último, podrían estar en la partida.

Hay un escenario incluso más peliagudo para el Barça. Que no tenga dinero para afrontar ningún fichaje de campanillas y el proyecto sea renovación de Messi más fichajes low cost. Es el que tenía, por ejemplo, Víctor Font. Eso incluiría a jugadores como Èric García, Wijnaldum, Agüero y Depay. Por regresar al inicio, a la coctelera hay que añadirle que Messi prioriza el proyecto deportivo para seguir. Cómo componer ese rompecabezas es asunto de Laporta, Alemany y los suyos. Es el momento de tomar una dirección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *