Luis Suárez aún no se ha despedido de sus compañeros ni ha recogido la taquilla

El adiós de Luis Suárez no está tan cerca como se apuntaba hace solo unos días. El atacante charrúa se volvió a presentar este martes en la sesión matinal y trabajó a las órdenes de Ronald Koeman, participando como uno más. Mientras Nelson Semedo, con permiso del club, volvió a ausentarse del entrenamiento para cerrar su traspaso al Wolverhampton inglés, Suárez se ejercitó junto a su amigo inseparable, Leo Messi, atento a la evolución de su situación. La emisora RAC1 adelantó el lunes por la mañana que el charrúa había llegado a un acuerdo con el Barcelona para cerrar su adiós, renunciando a una parte de su ficha, pero recibiendo como contraprestación la carta de libertad. Sin embargo, por la tarde todo dio un vuelco: el Barcelona no estaba dispuesto a dejar marchar gratis a Suárez si su destino era un rival directo como el Atlético de Madrid.

Ahora mismo, la operación está encallada en todos los frentes, tanto por parte del Barcelona, como del jugador y del propio Atlético. De hecho, no tiene tintes que se resuelva de forma inminente. Una prueba de que Luis Suárez no las tiene todavía todas consigo sobre su futuro es que el jugador, según ha podido saber AS, aún no se ha despedido de los compañeros ni tampoco ha recogido su taquilla. Eso quiere decir que, como mínimo, al culebrón todavía le quedan unos días de vida.

La verdad es que Suárez está viviendo unos momentos profesionales muy convulsos, ya que a toda la ‘movida’ sobre su salida del FC Barcelona, se ha unido ahora una nueva polémica, que ha salido en esta ocasión desde Italia, ya que el diario ‘La Repubblica’ pone en duda el examen en italiano que realizó la semana pasada para sacarse el pasaporte, asegurando que hay indicios de «fraude» porque la Guardia di Finanza ha encontrado irregularidades en la certificación de la prueba, sospechando que el jugador del Barcelona ya se sabía las respuestas de antemano.

Luis Suárez supera su examen de italiano para lograr el pasaporte

Luis Suárez viajó a Italiay superó el test de italiano (nivel B1) para conseguir el pasaporte comunitario. Según La Gazzetta delo Sport pasó el examen en 25 minutos con pruebas de producción oral, y comprensión oral y escrita.

Como publicó AS hace dos días, la Juventus no tiene claro que, aunque aprobado el examen, los trámites se puedan completar a tiempo para inscribirle en la lista para la próxima Champions League y, por eso, aceleró por Edin Dzeko.

En este momento David Pantak, agente de Arkadiusz Milik, está en la sede de la Roma, en Trigoria. Consiguiendo un acuerdo con los giallorossi (que al punta del Nápoles le ofrecen casi 6 millones por temporada), el representante desbloquearía también la venta del bosnio, el favorito de Pirlo para completar la delantera con Cristiano Ronaldo y Dybala. Los capitalinos y la Juventus ya han cerrado los detalles de la operación (que costaría alrededor de 15 millones) y esperan que llegue a buen puerto antes de este fin de semana, cuando arrancará la Serie A.

Mientras, Suárez intentará completar el periplo burocrático con el que conseguirá el pasaporte italiano, algo que le puede abrir más puertas tanto en este mercado como en el siguiente.

La Juve también piensa en Morata

La Juventus necesita fichar a un delantero centro cuanto antes y se le están complicando sus objetivos. Luis Suárez es el sueño de la hinchada en estos días. Con el uruguayo ya hay acuerdo (10 millones netos, variables incluidas), pero los dos obstáculos que impiden el cierre de la operación siguen ahí. Antes que nada, falta el acuerdo entre jugador y Barcelona para el finiquito (al punta le queda un año de contrato con 15 millones de salario, más una opción para otro más) y luego toca arreglar el tema pasaporte. Suárez debería pasar un examen de italiano y resolver unos trámites que normalmente tardan más de un mes en arreglarse.

En Turín siguen optimistas con su llegada, pero están obligados a dejar abiertas otras puertas. Edin Dzeko es el favorito de Pirlo para jugar a espaldas de Cristiano y Dybala en su 3-4-1-2. El acuerdo con el jugador y con la Roma ya está cerrado, pero los giallorossi no le dejarán marchar si primero no consiguen fichar a Milik del Nápoles con un trueque que llevaría a Cengiz Under bajo el Vesubio. Otra negociación complicada, que fuerza a buscar otra alternativa.

Hoy se habla también de un viejo conocido: Álvaro Morata. El agente Giovanni Branchini, muy informado sobre lo que ocurre alrededor de la Vecchia Signora, dijo a ‘Radio Deejay’ que al final será el colchonero el refuerzo para la delanteraSegún pudo saber AS, la Juve ha tomado informaciones sobre el exmadridista, al que nunca ha dejado de apreciar tras sus dos campañas en Italia. Los italianos podrían ofrecer un trueque con los jugadores en su lista de salida, que cuenta con Bernardeschi, Ramsey y Douglas Costa entre otros, aunque el Atleti le pone un precio muy alto a su delantero: más de 80 millones de euros. Eso sí, el silencio de su agente Juanma López asusta. Mientras tanto, Pirlo sigue apañándose en los ensayos con Higuaín (que se marchará pronto) y espera novedades…

La salida de Luis Suárez se complica y su futuro está abierto

La salida de Luis Suárez del Barça, que estaba cantada hace una semana, se complica. El jugador uruguayo estaba en conversaciones con la Juventus y el acuerdo entre las partes estaba cerrado en todos los términos pero en la última semana han aparecido varios problemas, hasta el punto que ahora se abren todas las opciones.

El primero y principal de los problemas es que el Barcelona y el uruguayo no se ponen de acuerdo en la liquidación de su contrato. A Suárez le han dicho que no cuentan con él, le queda un año de contrato y quiere irse cobrando lo que le deben pero la tesorería del Barça no está ahora para muchas alegrías.

Este retraso en la liquidación del contrato tiene a la Juventus en vilo. Los de Turín tienen a Suárez como primera opción, pero Pirlo tiene prisa por reclutar a su delantero centro cuanto antes. No está dispuesto el nuevo técnico juventino a esperar hasta octubre la incorporación de una pieza clave en su esquema y si resulta que Suárez no puede llegar a tiempo, optará por activar alguna de sus otras opciones como la de Dzeko o Morata. No son sus favoritos, pero Pirlo prioriza cerrar su plantilla cuando antes para empezar a trabajar cuanto antes.

Otro problema, que no es menor, pero está en vía de resolución es el de conseguir que Suárez no figure como extracomunitario en la plantilla de una Juventus que tiene las plazas copadas.

Suárez, pese a los orígenes italianos de su esposa, debe de conseguir el pasaporte italiano. Sin ese estatus, la Juve no puede ficharle porque en este mercado ya se hizo con los servicios del brasileño Arthur y del estadounidense McKennie. El uruguayo, para conseguirlo, debería pasar un examen de italiano en el consulado, y normalmente este proceso tarda al menos un mes en realizarse. La vecchia signora, por eso, mantiene abierto el camino que lleva a Dzeko al que se ha sumado Morata.

Ante esta situación, las opciones de Suárez se abren y desde el Barcelona ya recuerdan que Koeman nunca le dijo que fuera un jugador que le disgustara, al contrario, sino que cuando le dijo que no contaba con él era por una cuestión de remodelar el vestuario pero que le respetaba mucho como jugador.

Por su parte, el futbolista tenía asumido que ya había jugado su último partido con el Barça, pero en este club pasan cosas muy raras últimamente y lo que parecía estar sentenciado cambia de diagnóstico en cuestión de horas. Así, que con Suárez toca esperar.

La Juventus espera a Luis Suárez y no se olvida de Morata

Los días pasan, el regreso de la Serie A se acerca y Andrea Pirlo todavía no tiene al delantero que actuará a espaldas de Cristiano y Dybala en su nuevo 3-4-1-2. La Juventus tiene varios objetivos y mantiene abiertas todas las puertas. Luis Suárez es el nombre que más ilusiona, pero el examen de italiano para conseguir su pasaporte todavía no está reservado (sin eso, la Juve no puede ficharle) y falta también el acuerdo para desvincularse del Barça. Son obstáculos superables, pero no sencillos.

Los bianconeri, mientras, tienen prácticamente cerrado a Edin Dzeko, pero la Roma no le dejará salir hasta que no esté fichado Arkadiusz Milik del Nápoles, otra negociación complicada (un trueque con Cengiz Ünder, más dinero). La Vecchia Signora, por eso, sigue negociando también por Álvaro Morata. El colchonero le gusta mucho a la directiva italiana y el jugador, a su vez, no le disgustaría una nueva aventura en el Calcio.

El ‘Corriere dello Sport’ le dedicó este martes su portada, publicando que el punta hasta le habría pedido salir a Simeone y al Atleti, posibilidad que el club de momento descarta. Para costear su fichaje, los turineses propondrían un pago a plazos o un trueque con algunos de sus futbolistas en la lista de salida (Bernardeschi, Douglas Costa…). El sueldo sería el mismo que le ofrecieron a Luis Suárez: superaría los 10 millones netos a través de alguna variable. El director deportivo Paratici espera tener novedades a lo largo de esta semana, pero la sensación es que el final del culebrón sobre el nuevo punta juventino no esté tan cerca…

Independent: Luis Suárez contacta con el Inter de Miami

El futuro de Luis Suárez ya parece estar lejos del Barcelona después de que Ronald Koeman le comunicara hace unos días que no cuenta con él para su nuevo proyecto en el banquillo culé. El delantero uruguayo no se ha quedado cruzado de brazos. Ya está buscando la mejor opción para seguir con su carrera profesional.

Hace unas horas Independent aseguraba que Suárez está manteniendo conversaciones directas con el Inter de Miami. Aunque aseguran que la primera opción del jugador sería quedarse en Europa, se está planteando la idea de irme a la MLS. La razón principal sería que le ofrecerían más dinero que cualquier club del viejo continente, ya que la mayoría tienen dificultades económicas y más después de la crisis del COVID-19.

Aún así, el charrúa tendría que bajarse un poco el sueldo. Hay que recordar que Suárez cobra en el Barcelona 450.000 euros a la semana. Además del tema económico, el Inter de MIami a través de su líder David Beckham está en contacto directo con jugadores de alto nivel que llegarían en los próximos tiempos al club, para convertirlo en el más grande de Estados Unidos. Luis Suárez, sería el primer gran fichaje de este proyecto. Su amigo Leo Messi, sería el gran líder en el futuro. Otros como Cavani también podrían llegar.

El protocolo médico de Luis Suárez para recibir el alta

Luis Suárez avanza a pasos agigantados hacia su objetivo de recibir el alta médica tras operarse el menisco externo de la rodilla derecha el pasado 12 de enero. Sus sensaciones son inmejorables, tras los diez días que lleva ejercitándose en la Ciutat Esportiva. Primero, de forma individual y, desde el pasado lunes, en grupos reducidos. Es evidente que el confinamiento de dos meses le abre al charrúa las puertas a poder ayudar al equipo en el tramo final de la temporada, algo que parecía muy complicado a principios de año cuando le pronosticaron unos cuatro meses de baja.

Sin embargo, aún le quedan al delantero uruguayo unas cuantas etapas por quemar antes de recibir el alta médica que le permita regresar a la competición. Para empezar, antes de que los médicos le den el alta definitiva, Luis Suárez tendrá que pasar un control serológico para comprobar si tiene anticuerpos del coronavirus, posteriormente tendrá que forzar y probar sus sensaciones reales cuando se permitan los entrenamientos colectivos y, si son positivas, entonces será el doctor Ramon Cugat, el cirujano quien le realizó la artroscopia, quien dé el OK, junto a los galenos blaugrana para poder regresar a la competición.

Evidentemente a día de hoy todo apunta que Luis Suárez estará totalmente recuperado de cara al 12 de junio, fecha presumible para la reanudación de LaLiga. De hecho, habrán pasado cinco meses desde su operación, cuando el pronóstico inicial era de cuatro, por lo que habrá tenido un mes ‘extra’ para acabar de pulir su puesta a punto. En todo caso, nadie en el Barça quiere poner fechas. Los doctores son conscientes de que un traspié podría dar al traste con todo el trabajo realizado anteriormente. Las sensaciones son muy buenas y todo apunta que su regreso está muy cerca, pero también es cierto que los entrenamientos aún están teniendo una carga de trabajo muy suave y no será hasta que regresen los entrenamientos colectivos, y los técnicos puedan plasmar en el campo situaciones más reales, cuando se evaluará el estado real de la rodilla derecha de Suárez.

Mimos para los treintañeros

El Barça tiene hasta ocho treintañeros que van a tener cuidados especiales en este regreso individual a los entrenamientos, mucho más después de la tempranísima lesión de Samuel Umtiti. De los ocho futbolistas que han pasado el umbral de los 30 años, seis han sufrido lesiones esta temporada. Las más graves, las de Suárez (sóleo y menisco de la rodilla derecha, operación incluida en enero); Alba (tres lesiones musculares, dos en la pierna izquierda y una en la derecha); Messi (lesión y recaída en el sóleo de la pierna derecha); y Neto (fractura del escafoides de la mano izquierda y lesión en el tobillo izquierdo). Rakitic ha tenido problemas en el tendón de Aquiles y Piqué, en el gemelo izquierdo y el tobillo de la misma pierna). Sólo Vidal y Busquets han sobrevivido con problemas leves. El chileno sufrió un golpe en la pierna izquierda antes del partido contra el Levante; y Busquets tuvo mareos el día del Slavia de Praga y fiebre antes del Clásico de diciembre ante el Madrid, en el que no estuvo en el once.

Setién se siente optimista porque considera una ventaja que los primeros entrenamientos sean individuales. Eso permitirá que cada uno de los veteranos haga un trabajo específico y que la readaptación resulte más sencilla para cuando llegue el momento de entrenarse en grupo. Es fácil ver en las pretemporadas cómo los jugadores más jóvenes (ahora sería el caso de Ansu, pero también de Semedo, Júnior, De Jong) cogen la forma mucho antes que los veteranos. La diferencia salta a la vista y, en ocasiones, esa diferencia en la puesta a punto puede ocasionar problemas físicos. Por eso, esta primera fase de entrenamientos en el Barça tendrá mucho que ver con el trabajo que habitualmente suelen llevar los preparadores físicos cuando avanza la temporada, en el que cada jugador demanda una preparación específica que, en este caso, se podrá llevar desde los primeros días.

El caso de Alba es uno de los que más preocupa, porque si la competición se reanuda puede estar sometido a partidos cada tres días. La sobrecarga del bíceps femoral es una amenaza para sus roturas. Puede que Júnior tenga protagonismo especial si la temporada acaba completándose para completar al lateral. Suárez ya ha declarado, por su parte, que necesita probarse en los giros y en el contacto con los compañeros pero, aparentemente, su recuperación ha sido perfecta. Messi también ha trabajado intensamente durante el confinamiento. Sabe que, camino de los 33 años, necesita protegerse mucho. El sóleo le ha empezado a atacar este año; y ha sabido soportar sus viejas molestias en el abductor. Por supuesto, será uno de los jugadores en los que se centren las atenciones. Ha aparecido finísimo en el regreso, ejemplar como siempre.

Piqué, Busquets o Vidal han demostrado tener un físico privilegiado. Los dos primeros tienen un tren inferior que les ha evitado muchas lesiones musculares. El chileno, directamente, es un «salvaje» como le definió Eder Sarabia. El que ha bajado el tono este año ha sido Rakitic, después de unas temporadas espectaculares. El croata tuvo un gran detalle con el club en noviembre, cuando pese a no contar demasiado con Valverde renunció voluntariamente a jugar con Croacia para recuperarse de unas molestias en el tendón de Aquiles. Eso le permitió arrancar a jugar, y bien, aunque luego se volvió a parar un poco.

A día de hoy, y pese a incorporaciones clave a la columna vertebral del Barça como Ter Stegen, Lenglet, De Jong o Griezmann, los treintañeros siguen llevando la voz cantante del Barça y de sus cuidados y su rendimiento dependerá el futuro del Barça en Liga y Champions si es que la temporada se reanuda.