Dembélé completa su primer entrenamiento con el grupo seis meses después

Desde el 2 de febrero del 2020 que Ousmane Dembélé no disfrutaba de la sensación de completar un entrenamiento. Más de seis meses después, el delantero francés pudo finalizar una sesión con el resto de sus compañeros y teniendo buenas sensaciones. Durante este tiempo, el jugador ha sufrido una rotura total del tendón del bíceps femoral de la pierna derecha, una operación en Finlandia, su exclusión en LaLiga y una durísima recuperación, agravada por una pandemia. Sin embargo, tanto esfuerzo y trabajo ha acabado dando sus frutos, y Dembélé podría ser una pieza fundamental para Quique Setién en el caso de que el equipo elimine al Nápoles y se clasifique para la fase final de la Champions en Lisboa.

Este jueves Dembélé dio un paso más en su objetivo de volver a los terrenos de juego. Por primera vez, tras medio año de sufrimiento y penurias, completaba una sesión con el resto de sus compañeros. Desde el principio hasta el final se ejercitó con el grupo, demostrando estar cada día en mejor predisposición para volver a los terrenos de juego.

Pero con el delantero francés cualquier precaución es poca. Los médicos ya le han advertido que no habrá ninguna precipitación en su caso y los técnicos no están dispuestos a asumir ningún riesgo. Su presencia para el partido del Nápoles está descartada: sólo habrá completado dos entrenamientos con el grupo, cuando en una lesión de larga duración se recomienda un mínimo de diez para poder plantear dar el alta médica.

Eso sí, no se descarta su participación de cara a la fase final de la Champions en Lisboa si el equipo se clasifica, aunque en el club nadie se quiere hacer excesivas ilusiones ni marcar fechas con el delantero francés, sobre todo teniendo en cuenta sus antecedentes de lesiones y recaídas.

Quien sí podría entrar para el partido ante el Nápoles es el central uruguayo, Roland Araujo, que este jueves ya completó la sesión con el grupo tras sufrir un esguince en el tobillo derecho durante el ‘play off’ del ascenso a Segunda con el filial. En todo caso, se está planteando la posibilidad de infiltrar su tobillo en el caso de que los técnicos decidan convocarlo porque llegaría muy justo a la cita contra el Nápoles.

Alba no se entrena; Arthur y Fati, novedades en la sesión

Quique Setién reemprendió la actividad, tras dos días de descanso, con la certidumbre de que LaLiga es ya una quimera. El triunfo del Real Madrid en Granada ha dejado el campeonato prácticamente visto para sentencia y esta situación se pudo constatar en el rostro serio de los jugadores durante la sesión matinal.

Un entrenamiento que contó con la ausencia de Jordi Alba, que se quedó en el gimnasio haciendo recuperación, pero con el regreso de Ansu Fati, tras haberse ejercitado con el filial, aprovechando su partido de sanción tras ser expulsado en el derbi, y de Arthur, recuperado de la amigdalitis que le impidió viajar a Pucela.

Tampoco estuvieron Samuel Umtiti y Antoine Griezmann, ambos lesionados y que ya han dicho adiós a su participación en LaLiga.

Así pues, Setién sólo pudo contar con 19 jugadores en la primera sesión de esta semana -15 del primer equipo y cuatro del filial (Fati, Puig, Araujo y Tenas)-, cuando en los últimos días había llegado a contar hasta con 28 jugadores. Pero las bajas por lesión y la necesidad del técnico del filial, García Pimienta, de contar con sus jugadores para el ‘play off’ de ascenso a Segunda, que se inicia este fin de semana, ha obligado al técnico cántabro a adaptarse a las nuevas circunstancias.

Habrá que ver si finalmente se recupera Alba y entra en la convocatoria para el partido de este jueves ante el Osasuna en el Camp Nou. En todo caso, la idea de Setién en no forzar, por lo que en caso de duda, el defensa quedaría fuera de la lista. Una convocatoria en la que estará ya con toda seguridad el holandés Frenkie de Jong, tras haber estado a punto de entrar en las dos últimas listas, una vez recuperado de su lesión en el sóleo de la pierna derecha.

El código interno del vestuario: una reliquia del pasado

En el 2008, Pep Guardiola decidió crear un código interno para poner orden y concierto al descontrol total que se había vivido en la última temporada de Frank Rijkaard al frente del equipo. No sólo echó a dos de los ‘culpables’ del caos en el vestuario, Ronaldinho y Deco, sino que instó al club a que formalizara un código interno de comportamiento. El entonces secretario técnico, Txiki Begiristain, y la directora general, Anna Xicoy, fueron los encargados de plasmar este código de disciplina en un documento, que se entregó posteriormente a todos los jugadores. Se trataba de explicitar claramente las normas por las que se tenía que regir un jugador, tanto dentro como fuera de las instalaciones del club, imponiendo asimismo un elaborado sistema de sanciones y multas. Los jugadores debían estar en casa antes de la 1 de la madrugada, no podían salir 48 horas antes de un partido, estaba prohibido la práctica de deportes de riesgo, incluida cualquier actividad extradeportiva que implicara un mínimo riesgo, tenían que llegar una hora antes del entrenamiento y así un largo etcétera de normas y obligaciones.

Este código interno se ha mantenido hasta hoy, pero con muchos matices y lagunas en su contenido. La marcha de Guardiola dejó un vacío en este sentido, haciendo directamente aguas con Tata Martino. No fue hasta la llegada de Luis Enrique, que se recuperó de nuevo este código interno en toda su extensión, imponiendo además un sistema de multas mucho más estricto que el de Guardiola. Por poner un ejemplo, los jugadores tenían que firmar en un papel cuando llegaban a la Ciutat Esportiva, este papel lo recogía el delegado una hora antes de empezar la sesión, quien no estaba en el papel pasaba directamente a la nómina de sanciones, con una multa inicial de 200 euros. El problema era que si repetía el cálculo era exponencial y no aritmético, por lo que más de un jugador llegó a abonar una parte sustancial de su sueldo en multas. El récord, cómo no, fue para Gerard Piqué. De hecho, llegaron a tener tal volumen las cantidades recogidas por las sanciones que se pasó de utilizarlas para celebrar comidas de la plantilla a destinarlas a proyectos solidarios de ONG.

Con la llegada de Ernesto Valverde, la rigidez de las multas dio paso al sentido común. El técnico extremeño era más partidario del diálogo al castigo, pero si la fórmula funcionó las dos primeras temporadas, en la última dio claros síntomas de agotamiento, con la ‘escapada’ de Arthur a Andorra y la ausencia de un entrenamiento de Dembélé sin avisar como principales y llamativos agravios.

Con Quique Setién, el código interno sigue sin dar señales de vida. Un hecho como el que protagonizó hace unos días el central catalán, llegando al partido contra el Espanyol en bicicleta eléctrica y sin casco, hubiera sido castigado de forma ejemplar en el seno del club: no sólo utilizaba un medio de transporte prohibido expresamente por el código interno, sino que lo hacía además por las calles de Barcelona y en un día de partido, asumiendo un riesgo intolerable de un posible incidente, que le hubiera hecho imposible jugar el partido de fútbol. El grado de desconcierto que se vive dentro del vestuario se constató con las últimas imágenes de Piqué haciendo wakesurfing en el pantano de Sau, que colgó él mismo en las redes sociales. Y es que estas nuevas modalidades de deportes no están ni tan siquiera recogidas en el código -elaborado como ya hemos comentado hace doce años-, pero se sobreentienden que están totalmente desaconsejadas,

No hay duda de que el código interno es un arma fundamental que tiene el entrenador para controlar a sus hombres. Ahora mismo este recurso está totalmente desfasado y en el baúl de los recuerdos. Sólo dos entrenadores lo han llevado hasta las últimas consecuencias -Pep Guardiola y Luis Enrique-, y curiosamente los dos consiguieron tocar el cielo deportivamente hablando en su primer año de implantación, conquistando sendos tripletes. Veremos quién será capaz de remover otra vez el vestuario para regresar a la senda de los triunfos deportivos.

Esta semana llega la jornada unificada de LaLiga Santander

Esta semana terminará LaLiga Santander con la disputa de las dos últimas jornadas de la temporada 2019-2020. Los espectadores han podido seguir en directo todos los encuentros en televisión a través de Movistar LaLiga, vía streaming en Mitele y un partido por jornada en abierto, en GOL.

El equipo de comentaristas de Movistar+ se ha volcado con la cobertura de todos los choques, con las narraciones de Carlos Martínez, Miguel Ángel Román… A pie de campo han estado Ricardo Sierra, Cristina Bea y Ricardo Rosety entre muchos otros. «Escuchas lo que dicen los árbitros, las indicaciones, cosas que tienen que ver con el lenguaje del fútbol que no se escuchaban a no ser que estuvieras dentro del partido», contaba Rosety en una entrevista reciente al Diario AS.

Este jueves, uno de los encuentros de la penúltima jornada será a las 18:30 y el resto, arrancarán a las 21:00. El Athletic recibirá al Leganés de Aguirre. En el Camp Nou se jugará el Barça-Osasuna y el Alavés se enfrentará al Betis. La jornada continuará con el Celta-Levante y el Getafe recibirá al Atlético. El Valladolid visitará Ipurúa para jugar contra el Eibar siendo el único partido en disputarse a las 18:30. El Mallorca se enfrentará en casa al Granada y el Di Stéfano acogerá el Real Madrid-Villarreal. La Real Sociedad se verá con el Sevilla de Lopetegui y el Espanyol, equipo ya descendido, visitará Mestalla para jugar contra el Valencia.

Sky: el acuerdo por Arthur entre el Barça y la Juve está cerrado

Según adelanta Sky Sports, Barcelona y Juventus ya habrían acordado la salida de Arthur del Campo Nou por unos 80 millones de euros, aunque el centrocampista brasileño, por ahora, sigue firme en su deseo de continuar a las órdenes de Setién la próxima temporada. Pese a que aún tiene que convencer al internacional de 23 años, la Juve está dispuesta a hacer un esfuerzo económico y ofrecerle cinco millones de salario para que termine de dar el paso.

Según Sky, esta operación traería más consecuencias ya que, si cuaja este movimiento, se valoraría en 70 millones fijos más cinco en variables a Pjanic, objetivo blaugrana, por lo que sería un intercambio. La dirección deportiva del Barça quiere que el bosnio renueve el centro del campo y haga pareja con De Jong . El Barça no quiere pagar más de esa cifra por Pjanic, ya que tiene 30 años, pero la Juve entiende que el jugador no vale menos que Arthur.

Estas mismas fuentes aseguran que los clubes querían cerrar el trato antes del 30 de junio, pero Fabio Paritici, director deportivo de la Juve, ha negado que la negociaciación se vaya a oficializar de manera inminente.

De Jong muestra un aparatoso vendaje en su pierna derecha

Desde un principio la lesión de Frenkie De Jong parecía una simple sobrecarga pero como ya adelantó AS, Frenkie de Jong estará fuera de los terrenos de juego, al menos, durante dos semanas y se perderá los partidos frente a: Athletic de Bilbao, Celta, Atlético de Madrid y Villarreal, además del partido que se perdió frente al Sevilla, que acabó en empate. Una lesión en el sóleo de su pierna derecha que llega en el peor momento, ya que Quique Setién necesita a toda su plantilla para afrontar esta dura recta final de temporada, peleando por el título de Liga. De Jong ha sido uno de los jugadores más utilizados esta temporada en el conjunto blaugrana, siendo el partido frente al Sevilla el primero que se perdía por lesión.

Hoy, su novia Mikky Kiemeney, ha publicado en Instagram un vídeo en el que se ve perfectamente cómo cojea el futbolista holandés. Todo ello acompañado de un aparatoso vendaje en su pierna derecha que termina por confirmar la lesión de Frenkie De Jong. La secuencia que publica su novia explica la reacción de su perro a la llegada del futbolista a casa. A falta de un mes para que termine la competición, el objetivo de Frenkie de Jong es llegar a disputar el tramo final de la misma.

LaLiga defiende su calendario pero el Madrid tendrá que jugar las últimas 4 jornadas en 10 días

LaLiga está al rojo vivo y las suspicacias a flor de piel. Cualquier detalle puede contribuir a decantar el título hacia las vitrinas del Camp Nou o del Bernabéu. Tras el arbitraje, el siguiente campo de batalla está en los horarios y en los descansos entre partido y partido que tienen Real Madrid y Barcelona. Ante el sentimiento de agravio por los horarios que ha aflorado en el club blanco, que siente que descansa menos que el Barça, LaLiga ha avanzado a los clubes sus intenciones para los horarios de la jornada 35ª. Los azulgranas jugarían el derbi contra el Espanyol el 8 de julio y el Madrid el viernes 10 contra el Alavés. Ambos a las 22:00 horas. Esa jornada se prolongaría así de martes a viernes, en lugar de concluir el jueves como otras intersemanales.

Ello hará que hasta esa jornada el Madrid habrá acumulado entre partido y partido 26 horas más de descanso que los azulgranas, 612,5 frente a 586 horas. Los de Zidane disfrutaron o disfrutarán de más descanso que los de Setién en las jornadas 29ª, 32ª, 33ª y 35ª, mientras que el Barça tuvo o tendrá más tiempo de reposo que su rival por el título en las jornadas 31ª y 34ª. En la 30ª hubo empate: 70 horas para cada uno.

El menor período de descanso de los dos contendientes por el título se da en la jornada 34, la última con horarios publicados (se anunciaron ayer lunes junto con los de la 33ª). El balón rodará en el Athletic-Real Madrid el domingo 5 de julio a las 14:00, 62 horas después de que los blancos hayan acabado su compromiso contra el Getafe (jueves 2 a las 22:00). El Barça, en cambio, tendrá casi el doble de descanso (118 horas) entre sus duelos contra el Atlético (martes 30 de junio a las 22:00) y el Villarreal (domingo 5 a las 22:00). Será, además, la primera jornada desde el parón en el que el Madrid jugará antes que su eterno rival.

A falta de que se publiquen los horarios de la 35ª jornada y conocer los de las tres últimas, el balance final beneficiará al Barcelona por 21,5 horas. El elemento fundamental es que los azulgranas comenzaron ese tiempo antes el esprín final de Liga tras la reanudación (comenzaron el sábado 13 a las 22:00 y el Madrid el domingo 14 a las 19:30) y las dos últimas jornadas (salvo que el título se decida antes) se jugarán bajo horario unificado.

Hay otra derivada. La programación de esa 35ª jornada, aún no oficial pero cuyos planes ha podido conocer AS, dejaría sin apenas margen el calendario de las últimas tres jornadas de Liga, que en principio está fijada para acabar el domingo 19 de julio. Para cumplir con esa fecha de cierre del campeonato y los dos días de descanso entre partido y partido, el Madrid debería jugar el encuentro de la 36ª jornada en Granada el lunes 13 de julio y las dos últimas jornadas en horario unificado el jueves 16 y el domingo 19. Cuatro partidos en diez días frente a los doce que tendría el Barcelona para afrontar ese arreón final por el título.

Y un último dato, el descanso comparado con respecto al rival de cada partido, que recopila en un análisis en su cuenta de Twitter el usuario Manu Carrasco (@CarrascoPManu). En las siete jornadas entre la 29ª y la 35ª el Barça habrá jugado más descansado que su oponente en cuatro ocasiones. En total, un acumulado de 25 horas y media más de descanso que sus rivales. El saldo del Madrid es negativo: 95 horas y media. El diferencial es de 131 horas más de descanso para los azulgranas: 18 hora y casi tres cuartos más de promedio. Solo en dos partidos los de Zidane han jugado con más descanso que sus rivales. En los otros cinco encuentros (Valencia y Mallorca), su rival ha dispuesto de dos días más para preparar el partido ante los blancos.

De Marcos: «Hay que creer que se puede»

«Han pasado muchos meses (ocho y medio), he tenido que pasar por el quirófano, pero el futbolista tiene que pasar por estos tramos y hay que ser fuerte mentalmente y positivo. He vuelto en un campo que a todo el mundo le gusta jugar y feliz por ello», lanza Óscar de Marcos, siempre pizpireto, ya con el tobillo a raya, que sostiene que no se puede descartar, pese a la derrota en la Ciudad Condal, colarse en Europa: «Está complicado por los puntos. La distancia es complicada recortarla, pero lo hemos hecho más veces con diferencias incluso mayores. Hay que creer en ello, pensar siempre que se puede; el equipo venía de una buena dinámica de resultados y ya se verá», remata el carrilero de Laguardia, ya pensando en el Mallorca este sábado en San Mamés.

En cuanto al envite en el Camp Nou, el Athletic estuvo descarado y valiente: «El equipo ha estado bien, en la segunda han apretado bastante; un punto hubiera sido merecido por el esfuerzo que hemos hecho. Hemos tenido alguna ocasión como una de Raúl García con el 1-0 bastante clara. Es un campo complicado, el equipo ha llegado bien, una pena no conseguirlo», desliza De Marcos, satisfecho porque el plan ante el Barça casi sale para sellar la machada: «Hay que tenerlo bien trabajado lo que vas a hacer porque es difícil defenderlos; había que estar concentrados todo el partido y así ha sido. La idea era un poco lo que queríamos, aprovechar las nuestras, pero no ha podido ser», zanja.

Riqui Puig: «Si lo dijo Piqué, creo que era por algo»

 

Riqui Puig fue un soplo de aire fresco para el Barça. Agradeció los minutos que le dio Setién: «Hay mucho nivel dentro del campo, y más en la medular. Hay que aprovechar los minutos que me dé Quique y acompañarlos de buenos resultados». El de Matadepera se unió a la doctrina Piqué. Cuando le preguntaron si compartía sus declaraciones («será muy difícil ganar esta Liga»), se puso a su lado: «Si lo dijo (Piqué) creo que era por algo. Están siendo partidos difíciles y creo que ahí está media Liga. Hay muchos partidos que dependen de decisiones arbitrales. Tres puntos que se te vayan arriba…».

Sobre el partido, destacó la paciencia del Barça: «La clave era ir moviendo el equipo y encontrar esos espacios dentro que es donde podía estar la clave. El Athletic te exige mucho físicamente. A estas alturas nos está costando coger el ritmo pero con los minutos hemos estado mejor. El gol de Rakitic ha significado, sobre todo, alegría. Porque el Madrid nos está apretando».

El próximo rival del Barça: a Sevilla, sin Umtiti pero con once de gala

El Sevilla es el próximo rival del Barcelona en la jornada 30 de LaLiga (viernes 19, 22: 00 horas). Los de Quique Setién llegan líderes, recuperan a Jordi Alba, pierden a Umtiti (sancionado) y tienen 13 puntos de diferencia respecto a los de Lopetegui, que han arrancado con un buen pie después del parón.

El Sevilla ganó el derbi (2-0) ante el Betis y estuvo a punto de llevarse los tres puntos ante el Levante (1-1). Con Fernando recuperado, el Sevilla puede sacar un once de gala con Vaclik; Navas, Kounde, Diego Carlos, Reguilón; Fernando, Jordán, Banega; Ocampos, De Jong y Munir. Gudelj podría entrar en el once por Banega u Óliver.

Mientras, el Barça, que recupera a Jordi Alba pero pierde a Umtiti, sancionado, jugará con Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, De Jong, Vidal; Messi, Suárez y Griezmann. No obstante, el puesto del francés no está claro y podría entrar Braithwaite.