Los horarios enfadan al Leganés y amenazan su visita al Camp Nou

La distribución de los horarios de las primeras cuatro jornadas tras la reanudación de la Liga ha causado «malestar» en el Leganés. Los pepineros tendrán que afrontar cuatro partidos en apenas nueve días con, además, apenas 69 horas y media de descanso entre su visita al Camp Nou y el trascendental partido de Mallorca, esto es, menos de las 72 horas que fija el protocolo de LaLiga. Este último asunto, asumen, podría afectar a la composición del equipo con el que Javier Aguirre se medirá al Barcelona. Teniendo en cuenta tan apretado calendario, el alto riesgo de lesiones, la entidad del rival y que el siguiente duelo es una finalísima para los pepineros, al sur de la capital no verían como nada descabellado que el Vasco hiciera rotaciones notables para jugar contra los blaugrana.

Eso no significa que el Leganés no acuda a vencer al Camp Nou. Que regale los tres puntos en el feudo catalán. Ni mucho menos. Ya cuando protagonizó el famoso ‘Pepinazo’ copero en el Bernabéu, bajo las órdenes de Garitano, jugó contra el Real Madrid con varios de sus menos habituales, como Champagne, Tito, Brasanac o Beauvue. Pese a ello, venció. Con esta visita al Camp Nou podría suceder algo parecido.

El caso es que al sur de la capital asumen que las rotaciones serán una rutina en la reanudación del campeonato. Pero horarios y circunstancias como las que se han planteado tras conocer las fechas de las primeras cuatro jornadas empujarán a que estas rotaciones sean más necesarias de lo aconsejable, con las consecuencias que eso podría tener para la disputa del título de Liga, en este caso, o para otras cuestiones cuando los pepineros tengan que medirse a rivales que luchan por otros retos, como la Champions League o la Europa League.

El resultado con el que el Leganés se reestrene frente al Valladolid determinará también lo que sucederá en los siguientes partidos. Un triunfo podría allanar el camino para que Aguirre juegue con futbolistas menos habituales en Barcelona, toda vez que la necesidad de puntos, aun siendo grande, variaría. Lo contrario podría forzar al mexicano a arriesgar en el Camp Nou en busca de una machada.

Sea como fuere, el Leganés no tiene intención de presentar protesta formal alguna y espera que los próximos horarios sean más beneficiosos para sus intereses deportivos, viendo que, de los equipos de la zona de la baja, son los que jugarán más encuentros en menos tiempo. Aguirre cuenta, por ahora, con 23 futbolistas disponibles de la primera plantilla más cinco del filial, entre los que se encuentra un portero y cuatro jugadores campo.