El portero Iñaki Peña: una paliza de 21.000 kilómetros para quedarse en el banquillo

Fue el único jugador de la expedición del Barcelona en la gira asiática que se quedó sin jugar un minuto por razones exclusivamente técnicas, ya que el japonés Hiroki Abe llegó lesionado.

El portero Iñaki Peña: una paliza de 21.000 kilómetros para quedarse en el banquillo

El guardameta del filial, Iñaki Peña, tiene motivos más que suficientes para estar ‘mosca’. De hecho, es el único jugador de la expedición del Barcelona a tierras asiáticas que se ha quedado sin estrenarse por motivos técnicos, ya que Hiroki Abe no jugó ninguno de los dos amistosos por sus molestias en la cadera derecha. De los 26 futbolistas que conformaban la delegación del Barcelona, un total de 25 fueron probados por Ernesto Valverde. Un gesto que dejó a Peña con una cara de muy pocos amigos en el banquillo durante el partido ante el Vissel Kobe. Y es que echarse entre pecho y espalda más de 21.000 kilómetros de viajes en avión para al final quedarte ‘chupando’ banquillo en los dos partidos no es plato de agrado para nadie.

Peña además tuvo que soportar estoicamente como el entrenador del Barcelona fichaba al portero brasileño del Valencia, Neto, tras confirmarse la marcha del holandés Jasper Cillessen el equipo ‘che’ el pasado mes de junio. Un varapalo muy fuerte, sin duda, para un jugador que lleva ya tiempo llamando a la puerta del primer equipo, pero que parece que los técnicos no lo acaban de tener del todo claro.

La situación que se ha producido en esta gira, con Ter Stegen y Neto jugando 45 minutos en sendos partidos, podría acabar de precipitar los acontecimientos, ya que Peña es consciente que a día de hoy hay un auténtico tapón en la portería que le impide asentarse en el primer equipo.

Lo mejor y lo peor de la gira del Barcelona en Japón

Los refuerzos Griezmann y De Jong, y el cambio de chip de Dembélé, sobresalieron; por contra, la baja de Abe y el caos en Kobe dejaron un poso de amargura.

Antoine Griezmann durante el Chelsea-Barcelona disputado en el Saitama Stadium.

LO MEJOR:

Griezmann y De Jong: Los dos grandes refuerzos de la temporada han demostrado estar ya totalmente adaptados a su nuevo club. El delantero francés ha conectado desde el primer día con los pesos pesados de la plantilla, especialmente con Jordi Alba, con quien comparte incluso piques en los rondos. Por su parte, el medio holandés no se separa nunca de Sergio Busquets, con quien comparte no sólo posición en el campo sino también manera de ver el fútbol. Valverde ha reconocido que aún les falta cosas, pero que las sensaciones que transpira el equipo con los nuevos fichajes pintan muy bien. En esta gira aún no han jugado juntos; el día que el talento de Griezmann coincida con la calidad de De Jong estaremos más cerca del cielo.

La cantera: Evidentemente siempre hay alguno que destaca por encima del resto. Valverde se llevó a nueve jugadores del filial, aunque uno ya no pudo debutar por culpa de una lesión, el holandés Hiroki Abe. De estos ocho, hay dos jugadores que han sobresalido de la media, dando el paso adelante que siempre reclama Valverde a los más jóvenes. Estamos hablando de Carles Pérez, máximo goleador de la gira con dos dianas, y de Riqui Puig, un centrocampista con un talento innato que cada vez que sale hace cosas diferentes. Otros jugadores como Guillem Jaime, Oriol Busqueys o Collado han contando con el ‘handicap’ añadido de no jugar en su posición natural.

Dembélé: El delantero francés es otro. Ha pasado de una reclusión autoimpuesta y de una actitud indolente a un compromiso intachable y una voluntad de hacer grupo. No hay duda de que la llegada de su amigo Griezmann ha sido como una bocanada de aire puro para el extremo, que parece haber dicho adiós a la polémica. El entrenador Valverde y el capitán Busquets le han felicitado. Todo lo contrario del año pasado cuando le recriminaron públicamente sus continuos actos de indisciplina.

LO PEOR:

El caos en la recepción en Kobe: Por muchas excusas que den los responsables de comunicación del club, el episodio que se vivió el pasado miércoles en Kobe fue lamentable. Toda la organización de Rakuten se fue al garete por culpa de una serie de despropósitos que acabaron con el dueño de la multinacional japonesa, Hiroshi Mikitani, montado en cólera y pidiendo explicaciones a Piqué, con Josep Maria Bartomeu, desbordado e intentando apagar el incendio, pero sin mucha convicción en sus palabras y con Ernesto Valverde no acudiendo al acto porque en el contrato no se exigía su presencia. El Barcelona además llegó dos horas tarde, haciendo imposible la foto del reencuentro de Iniesta, Villa y Samper con sus excompañeros y con el logotipo de Rakuten presidiendo la escena. El cabreo del Vissel Kobe ante semejante afrenta a su dueño fue tal que un día después hicieron pagar a los blaugrana con la misma moneda, llegando 45 minutos tarde a la rueda de prensa conjunta.

Calor y humedad: Ya se sabe que las giras tienen un mal porvenir si hablamos estrictamente del papel deportivo, ya que son contraproducentes para el estado físico de los jugadores. El jet lag primero y luego el calor y la humedad acaban afectando al metabolismo y propician un aumento de lesiones como consecuencia de la fatiga muscular. Gerard Piqué fue el primero en caer tras notar unas molestias en el abductor de la pierna izquierda que le obligó a ser baja en el partido ante el Vissel Kobe.

Hiroki Abe: Una de las grandes decepciones de la afición japonesa no poder ver a su compatriota jugar con la camiseta del Barcelona y además hacerlo en el primer equipo. Abe entró en la expedición a contrarreloj, casi por la puerta de atrás, sin haber entrenado ni un día con el primer equipo. Además una inoportuna lesión en la cadera derecha le inhabilitó para jugar los dos amistosos en la gira. La presencia de Abe en la gira de Japón estaba planteada como una operación de mercadotecnia en toda regla y acabó siendo poco más que una anécdota.

Comprar camiseta del Barcelona,greatest quality, telas de poliéster de alta calidad seleccionados, tienen muy buena elasticidad cómoda y tenacidad.Comprar camisetas de futbol tailandia: todocamisetasfutbol.es

La prensa de Barcelona anuncia semana movida

Las salidas de Malcom y Rafinha, la llegada del lateral izquierdo y los avances en el caso Neymar, que se ha instalado en el silencio administrativo.

La prensa de Barcelona anuncia semana movida

La prensa de Barcelona anuncia semana movida en la Ciudad Condal. Una vez que de Japón ha regresado toda la cúpula directiva, y teniendo en cuenta que la semana siguiente el Barça estará en Estados Unidos, es el momento de acelerar las operaciones pendientes después del primer tirón de salidas del Barcelona (André Gomes, Denis Suárez, Cillessen, Cucurella…). Malcom y Rafinha son los dos jugadores que están en la rampa de salida. El Barça aspira a ingresar por ellos más de 60 millones de euros.

Mundo Deportivo y Sport dejan claro los objetivos del Barça. El lateral izquierdo, en el que Junior Firpo es el favorito y hay segundas opciones como Philipp Max o Darmian. Y luego está el caso Neymar, que esta semana debería coger una dirección definitiva. Valverde, según Sport, «presiona» para que la plantilla quede configurada cuanto antes.

Malcom: interés del Zenit sin oferta oficial

Los rusos se unen al grupo de equipos que cortejan al brasileño, pero no han presentado todavía ninguna propuesta oficial al Barcelona.

SAITAMA, JAPAN - JULY 23: Malcom of Barcelona in action during the preseason friendly match between Barcelona and Chelsea at the Saitama Stadium on July 23, 2019 in Saitama, Japan. (Photo by Atsushi Tomura/Getty Images)

En el habitual juego de intermediarios de cada verano, el Zenit ha irrumpido como uno de los posibles destinos de Malcom este verano. Los agentes del jugador, en contacto con intermediarios del club ruso, han recibido inputs sobre el interés del equipo de San Petersburgo por el ex jugador del Girondins de Burdeos. Sin embargo, a esta hora no hay ninguna oferta oficial en Can Barça por el futbolista, que se despidió de la gira de Japón dando una asistencia a Carles Pérez en el partido ante el Vissel Kobe, en el que se estrenó como falso nueve.

No es ninguna novedad decir que Valverde no le tiene excesiva fe a Malcom y que no ve con malos ojos su marcha. Sin embargo, el Barça, celosísimo de sus cuentas, necesita al menos recuperar el dinero que invirtió en su fichaje. Malcom no saldrá por menos de 40 millones de euros, de ahí que el club rechazase a principio de verano una propuesta del Borussia Dortmund. Varios clubes de la Premier se han puesto en contacto con el Barça para hacer llegar su interés. El del Zenit de San Petersburgo es un pretendiente más, pero a esta hora y según fuentes oficiales del mismo Barça no hay ninguna propuesta por el jugador.

El presidente del Zenit admite que «hay contactos»

Medios rusos recogen las declaraciones del dirigente petersburgués Alexander Medvedev, que reconoce que han mantenido contactos con el Barcelona. «Las negociaciones están en su fase más activa», explicó Medvedev, que reconoce que la cantidad de 40 millones que pide el club catalán está «alejada de la realidad».

Leo Messi, año XVI

El argentino vuelve con algunas incógnitas: su recibimiento a Griezmann, su discurso para el Gamper y su estado de ánimo para el curso. Se juega el Balón de Oro.

Leo Messi, año XVI

Leo Messi, 32 años, empieza esta semana su pretemporada número 16 con el Barça. Aquel chico imberbe que en la temporada 2004-05 miraba con admiración a Deco y Ronaldinho con sólo 17 años es ahora el jugador más importante de la historia del club y su capitán. Hay mucha expectación por la temporada del jugador de Rosario, que lógicamente empieza a ver más cerca el final de su carrera. Pero también por su pretemporada, con algunas incógnitas por resolver. La más urgente, por los ríos de tinta que han corrido, es su recibimiento a Griezmann. De cara al exterior no habrá problemas. Messi es el capitán del Barça y es fácil pensar que a partir de este martes o de cuando se incorpore al grupo, haya fotos de buena sintonía con el francés. No tendría por qué ser extraño, aunque otra cosa es cómo gestione el argentino a nivel interno la llegada del Principito por su espantada de hace un año y, especialmente, porque su hueco puede ser el que impida volver a Neymar, íntimo y miembro de la camarilla de Messi.

Pero hay más. Messi, jugador que vive en su planeta y en ocasiones es tan poco expresivo en el campo, recibió tres golpes durísimos a final de la temporada pasada, especialmente el de Liverpool por inesperado. Pero también el de la final de Copa ante el Valencia y la eliminación de la Copa América que hizo aflorar su cara más reivindicativa con su tremenda ataque a la CONMEBOL que todavía está pendiente de sanción. Un buen termómetro para saber cómo está Messi será su discurso en el Gamper. El de la temporada pasada subió la temperatura del barcelonismo cuando prometió hacer «lo posible» por devolver la copa «linda y deseada» al Camp Nou. Pero la Champions se resistió por una noche maldita en Anfield. Messi, no obstante, sabe que el estado de ánimo del barcelonismo depende, básicamente, del suyo. Después de donde dejó el listón la temporada pasada, es difícil pensar que decepcione con palabras huecas. Veremos.
Pese a sus 32 años, casi lo que menos se pone en duda de Messi es su rendimiento. La temporada pasada jugó 51 partidos en los que marcó 51 goles, repartió 5 asistencias y ganó 35 partidos, empató 11 y perdió 5, dos de ellos lamentablemente para él muy decisivos. El argentino igualó en Pichichis al inolvidable Zarra y ganó su sexta Bota de Oro. Los primeros meses de competición serán claves para el argentino en su pelea por su sexto Balón de Oro, en el que sólo Virgil Van Dijk, central del Liverpool, aparece como el único rival serio junto, tal vez, a Cristiano Ronaldo. Van Dijk dejó clara su visión después de ganar la Champions: «Messi es el mejor jugador del mundo y se merece el Balón de Oro siempre». Puede haber sido la mejor campaña de publicidad para el argentino, que no obstante deberá tener unos primeros meses convincentes. Es posible que en ningún año como en este, los primeros meses sean tan decisivos para la conquista del Balón de Oro. El trofeo a mejor jugador del curso de la UEFA puede ser un buen termómetro.
Finalmente, está por ver también qué papel juega Messi en las próximas dos semanas, en el posible fichaje de Neymar. El argentino compartirá avión con el presidente, Josep Maria Bartomeu, rumbo a Miami, la ciudad donde se rompió el tridente en aquel famoso Superclásico contra el Madrid. Messi quiere que vuelva el brasileño y así se lo ha hecho saber al presidente. El último triplete del Barça llegó con Neymar, Messi tenía la sensación de que cuando él no estaba Neymar podía llevar el peso del equipo, algo que ni Dembélé ni Coutinho son capaces de hacer. Y, sobre todo, Messi le lanzó una frase para convencerlo de que no se fuera al PSG que igual todavía está vigente: «Yo te haré Balón de Oro». El fútbol siempre renueva ilusiones, así que el año 16 de Messi en el Barça también promete emociones fuertes.