Malcom: interés del Zenit sin oferta oficial

Los rusos se unen al grupo de equipos que cortejan al brasileño, pero no han presentado todavía ninguna propuesta oficial al Barcelona.

SAITAMA, JAPAN - JULY 23: Malcom of Barcelona in action during the preseason friendly match between Barcelona and Chelsea at the Saitama Stadium on July 23, 2019 in Saitama, Japan. (Photo by Atsushi Tomura/Getty Images)

En el habitual juego de intermediarios de cada verano, el Zenit ha irrumpido como uno de los posibles destinos de Malcom este verano. Los agentes del jugador, en contacto con intermediarios del club ruso, han recibido inputs sobre el interés del equipo de San Petersburgo por el ex jugador del Girondins de Burdeos. Sin embargo, a esta hora no hay ninguna oferta oficial en Can Barça por el futbolista, que se despidió de la gira de Japón dando una asistencia a Carles Pérez en el partido ante el Vissel Kobe, en el que se estrenó como falso nueve.

No es ninguna novedad decir que Valverde no le tiene excesiva fe a Malcom y que no ve con malos ojos su marcha. Sin embargo, el Barça, celosísimo de sus cuentas, necesita al menos recuperar el dinero que invirtió en su fichaje. Malcom no saldrá por menos de 40 millones de euros, de ahí que el club rechazase a principio de verano una propuesta del Borussia Dortmund. Varios clubes de la Premier se han puesto en contacto con el Barça para hacer llegar su interés. El del Zenit de San Petersburgo es un pretendiente más, pero a esta hora y según fuentes oficiales del mismo Barça no hay ninguna propuesta por el jugador.

El presidente del Zenit admite que «hay contactos»

Medios rusos recogen las declaraciones del dirigente petersburgués Alexander Medvedev, que reconoce que han mantenido contactos con el Barcelona. «Las negociaciones están en su fase más activa», explicó Medvedev, que reconoce que la cantidad de 40 millones que pide el club catalán está «alejada de la realidad».

Leo Messi, año XVI

El argentino vuelve con algunas incógnitas: su recibimiento a Griezmann, su discurso para el Gamper y su estado de ánimo para el curso. Se juega el Balón de Oro.

Leo Messi, año XVI

Leo Messi, 32 años, empieza esta semana su pretemporada número 16 con el Barça. Aquel chico imberbe que en la temporada 2004-05 miraba con admiración a Deco y Ronaldinho con sólo 17 años es ahora el jugador más importante de la historia del club y su capitán. Hay mucha expectación por la temporada del jugador de Rosario, que lógicamente empieza a ver más cerca el final de su carrera. Pero también por su pretemporada, con algunas incógnitas por resolver. La más urgente, por los ríos de tinta que han corrido, es su recibimiento a Griezmann. De cara al exterior no habrá problemas. Messi es el capitán del Barça y es fácil pensar que a partir de este martes o de cuando se incorpore al grupo, haya fotos de buena sintonía con el francés. No tendría por qué ser extraño, aunque otra cosa es cómo gestione el argentino a nivel interno la llegada del Principito por su espantada de hace un año y, especialmente, porque su hueco puede ser el que impida volver a Neymar, íntimo y miembro de la camarilla de Messi.

Pero hay más. Messi, jugador que vive en su planeta y en ocasiones es tan poco expresivo en el campo, recibió tres golpes durísimos a final de la temporada pasada, especialmente el de Liverpool por inesperado. Pero también el de la final de Copa ante el Valencia y la eliminación de la Copa América que hizo aflorar su cara más reivindicativa con su tremenda ataque a la CONMEBOL que todavía está pendiente de sanción. Un buen termómetro para saber cómo está Messi será su discurso en el Gamper. El de la temporada pasada subió la temperatura del barcelonismo cuando prometió hacer «lo posible» por devolver la copa «linda y deseada» al Camp Nou. Pero la Champions se resistió por una noche maldita en Anfield. Messi, no obstante, sabe que el estado de ánimo del barcelonismo depende, básicamente, del suyo. Después de donde dejó el listón la temporada pasada, es difícil pensar que decepcione con palabras huecas. Veremos.
Pese a sus 32 años, casi lo que menos se pone en duda de Messi es su rendimiento. La temporada pasada jugó 51 partidos en los que marcó 51 goles, repartió 5 asistencias y ganó 35 partidos, empató 11 y perdió 5, dos de ellos lamentablemente para él muy decisivos. El argentino igualó en Pichichis al inolvidable Zarra y ganó su sexta Bota de Oro. Los primeros meses de competición serán claves para el argentino en su pelea por su sexto Balón de Oro, en el que sólo Virgil Van Dijk, central del Liverpool, aparece como el único rival serio junto, tal vez, a Cristiano Ronaldo. Van Dijk dejó clara su visión después de ganar la Champions: «Messi es el mejor jugador del mundo y se merece el Balón de Oro siempre». Puede haber sido la mejor campaña de publicidad para el argentino, que no obstante deberá tener unos primeros meses convincentes. Es posible que en ningún año como en este, los primeros meses sean tan decisivos para la conquista del Balón de Oro. El trofeo a mejor jugador del curso de la UEFA puede ser un buen termómetro.
Finalmente, está por ver también qué papel juega Messi en las próximas dos semanas, en el posible fichaje de Neymar. El argentino compartirá avión con el presidente, Josep Maria Bartomeu, rumbo a Miami, la ciudad donde se rompió el tridente en aquel famoso Superclásico contra el Madrid. Messi quiere que vuelva el brasileño y así se lo ha hecho saber al presidente. El último triplete del Barça llegó con Neymar, Messi tenía la sensación de que cuando él no estaba Neymar podía llevar el peso del equipo, algo que ni Dembélé ni Coutinho son capaces de hacer. Y, sobre todo, Messi le lanzó una frase para convencerlo de que no se fuera al PSG que igual todavía está vigente: «Yo te haré Balón de Oro». El fútbol siempre renueva ilusiones, así que el año 16 de Messi en el Barça también promete emociones fuertes.

Sergi Roberto: «Tener hueco en el centro es un reto muy difícil»

El futbolista del Barcelona declaró: «La Champions es el título que todo el mundo desea y hace años que no la ganamos

Sergi Roberto: "Tener hueco en el centro es un reto muy difícil"

El jugador del Barcelona Sergi Roberto, centrocampista de formación pero asentado como lateral derecho, aseguró este lunes que entrar esta temporada en los planes de su entrenador, Ernesto Valverde, en la medular «es un reto muy difícil» por todos losjugadores disponibles en esa posición.

«Lo que quiero es jugar y ayudar al equipo dentro del terreno de juego. Si es verdad que (Valverde) me utilizará en el medio del campo, lo que quiero también es jugar y hay ‘overbooking’. Hay muchos jugadores, así que sé que es un reto muy difícil. Pero veremos cómo evoluciona la temporada», reflexionó.

El catalán podría volver a actuar como centrocampista el próximo curso, ya que el portugués Nelson Semedo y el senegalés Moussa Wagué, procedente del filial, parten como favoritos para repartirse los minutos en el lateral derecho.

Por otro lado, el canterano, en declaraciones a TV3, valoró positivamente los fichajes realizados este verano por el club y aseguró que «son grandes jugadores que dan un nivel más alto al equipo«. Además, elogió especialmente al holandés Frenkie de Jong, su nuevo compañero en el centro del campo.

«Es un fichaje hecho a la perfección para nosotros. Es un jugador que, como ya demostró en el Ajax, tiene mucha visión de juego. Y creo que el estilo de juego del Ajax y del Barça es prácticamente igual. Hizo una temporada increíble, en partidos muy importantes de ‘Champions’ dio un nivel altísimo. Así que creo que, pese a ser muy joven, está preparadísimo», explicó.

El futbolista de Reus no quiso pronunciarse sobre la posible contratación del brasileño Neymar Jr., pero sí dijo de él que es «uno de los mejores del mundo» y que haría al equipo azulgrana «incluso mejor».

Sergi Roberto reconoció que los objetivos para la próxima campaña son «los mismos de siempre: todos los títulos» y admitió que la plantilla tiene, sobre todo en la Liga de Campeones, «más presión por todo lo que pasó al final de la temporada pasada».

«La Champions es el título que todo el mundo desea»

«Es un poco de todo, futbolístico y psicológico. Al final, la Champions es el título que todo el mundo desea. Sí que es cierto que la Liga es un título importante, pero ahora hace años que no ganamos la Liga de Campeones. Viniendo de los años anteriores, de Roma y Liverpool, queremos ganarla todavía más este año», destacó.

El canterano, eso sí, dejó claro que la receta para ganar no pasa por cambiar el estilo del Barcelona, porque a su juicio no hay otra manera mejor de ir a por la victoria que a través del balón.

«Tienes que ser fiel a tu estilo. Tienes que creer en él. Y yo creo sinceramente que no hay otro mejor que el nuestro. Cuando haces un buen fútbol, por muy físico que sea el otro equipo, si tú tienes el balón, sabes cómo salir de la presión, cómo jugar en campo contrario y cómo llegar a portería, es cuando haces goles», zanjó.