Dembélé sigue a su aire

Dembélé sigue en su mundo. Como cuando destrozó su piso en Dortmund antes de declararse en rebeldía con el Borussia y fichar por el Barcelona en 2017; como cuando era un impuntual de manual en su primer año como jugador del Barça; y como cuando este 14 de abril no se presentó a la charla telemática que tuvieron los miembros de la primera plantilla con el cuerpo técnico. Sin ficha para LaLiga, decidió que tenía cosas mejores que hacer ese día.

Quique Setién no hace sino defenderle, pero debe tener pocos datos sobre sus tres primeros años en Barcelona espantosos a nivel de rendimiento. Por sus múltilples lesiones, pero también por su limitado entendimiento del juego, pese a unas condiciones naturales excelentes para jugar al fútbol. Ahora Setién ya va conociendo algún episodio más. Cuando el cántabro llegó, Dembélé estaba lesionado. Entonces le animó («se va a salir») y volvió a lesionarse otra vez. Tuvo que ser operado en Finlandia por el doctor Lasse Lempeinen. Aunque está de baja hasta julio como mínimo, no ha respetado el confinamiento en Barcelona como la mayoría de sus compañeros (excepto De Jong y Braithwaite) y esta semana estaba en Francia, según desveló la Cadena Cope. «El nuevo Dembélé», se llegó a escribir el pasado verano. El «Dembélé de siempre», dicen los hechos. Desde el Barça, y desde su famoso «entorno», confirman que es un profesional más responsable, que ha ordenado su alimentación, su descanso y sus hábitos. En ocasiones, sin embargo, se esfuerzo en demostrar lo contrario.

El Barça espera el próximo lunes a Dembélé en la Ciutat Esportiva para que pase los controles pertinentes del Covid-19 (mucosa y sangre) para luego continuar con su recuperación. Dembélé fue operado el 11 de febero de una rotura completa del tendón proximal del bíceps femoral del muslo derecho. Camino de los tres meses desde la operación, y pese a las palabras de ánimo de Setién, el club va a intentar incluir al francés en alguna operación o darle definitivamente salida por si cupiese la posibilidad, remota, de que vuelva Neymar, y para darle vuelo a Ansu Fati. No se descarta incluso una cesión para que alguien se haga cargo de su elevada ficha. Dembélé no está inscrito en LaLiga y existe una posibilidad muy remota de que pudiera jugar la Champions si el torneo europeo se reanuda en agosto. Para esa fecha, ya tendría el alta médica y podría ayudar si es que su recuperación no vuelve a sufrir un nuevo retroceso. Dembélé, ese espíritu libre, sigue a su aire.

El United ‘pesca’ en la Masia: ficha al cadete Marc Jurado

El Manchester United ha fichado al cadete del Barcelona Marc Jurado. Según Sport, el canterano azulgrana no renovará y se incorporará al equipo inglés dejando 1,5 millones de euros al Barça por derechos de formación. Jurado, que juega de lateral derecho, ha sido de los jugadores que más ha brillado esta temporada en el Cadete A del Barça. El jugador entró en La Masía en la categoría de Prebenjamín hace nueve años.

El lateral, natural de Can Rull, ha preferido seguir su carrera lejos de Can Barça como ya hicieron otros canteranos azulgrana como Fran Mérida, Jordi Alba o Cesc, aunque estos dos últimos acabaron regresando. Sport asegura que la decisión se comunicó esta semana después de varias semanas de negociación y que no ha sentado bien en el seno del club. El Barça le puso sobre la mesa estar en el Juvenil B, una cifra económica superior a la que ha percibido hasta ahora con lo que pretendía unir su nombre a los de Pablo Páez ‘Gavi’ e Ilias renovaciones que tiene atadas. Sin embargo, Jurado probará suerte en los diablos rojos con una generación mayor a la suya y contará con la posibilidad, si su rendimiento es bueno, de estar en el filial del United.

Barça y Everton negocian un posible traspaso de Todibo

El Barça necesita ahorrar dinero si quiere acometer varias operaciones este verano. Sport informa de lo que podría ser la primera venta: Todibo. El Everton negocia con el Barça para establecer un precio medio de 20 millones, sin embargo hay varios obstáculos. Siendo más concreto, podrían ofrecer 25 fijos más cinco en variables. El principal hándicap radica en que el club culé pretende que haya una opción de recompra, algo a lo que se niega la entidad inglesa.

La relación entre ambos clubes es cordial, el caso de André Gomes y Yerry Mina son los ejemplos que lo ratifican. Todibo se fue al Schalke con una posible opción de compra de 25 kilo, algo impesable. Su fichaje por el Barça fue en 2019 y, desde entonces, ha dejado dudas en la entidad catalana.

Ahora, ni dos años después, podría despedirse por la puerta de atrás del club que le dio la oportunidad de dar su salto a la élite del panorama europeo.

El Barça da el OK a la venta de Arthur y puede fichar a Pjanic

Según informa Mundo Deportivo en su portada de este martes, el Barça ya ha dado el OK a la venta de Arthur Melo. De hecho, el club azulgrana ya ha dado luz verde al brasileño y al club bianconero para que negocien. Arthur, que como informa As desde hace días está en la lista de transferibles del Barça por más que él no quiera moverse del Camp Nou, ha tenido un rendimiento irregular en sus dos primeras temporadas en el Barça. Las lesiones, y algunos capítulos extradeportivos que no gustaron al club, le han puesto en el escaparate de salida y se han impuesto a sus buenas condiciones como organizador. Su salida, además, liberaría una plaza de extranjero.

El Barça, además, podría ganar un centrocampista de tronío en la operación. Miralem Pjanic (1990), un viejo sueño del club azulgrana desde su etapa en el Olympique de Lyon, podría llegar al Camp Nou. Centrocampista organizador, gran tirador de libres directos y jugador con gran conocimiento del juego, el bosnio podría dar todavía varios años de buen nivel en el Barcelona. En la Juventus, el uruguayo Bentancur también es un jugador que gusta al Barça hace tiempo.

 

Falta ahora que Arthur se decida. Aterrizado en el Barça en el verano de 2018 después de que el club azulgrana pagase por el 31 millones de euros, su primer partido de gira estadounidense ante el Tottenham impactó. Tanto que su fútbol se comparó con el de Xavi. Sin embargo, no ha terminado de asentarse y se abre una puerta a que su ciclo en el Barça haya terminado.

 

El Barça llama a Onana, pero también el PSG y la Premier

El de 2020 va a ser un verano muy complicado para cualquier fichaje. Uno de los papeles más complicados será para equipos como el Ajax, con jugadores a los que se les prometió una salida fácil si se quedaban un año más tras la gran actuación de la temporada pasada, como puede ser el caso de Ziyech. Ahora la cuestión es Onana y el Barça está muy interesado en recuperar a su canterano.

De momento está todo bastante en el aire. Ayer se rumoreaba que el Barça podría incluis a Neto, Riqui Puig y Álex Collado o Carles Aleña, y De Telegraaf habla del choque de intenciones: mientras que Overmars mantiene un precio elevado y espera que se quede, al menos, una temporada más, Onana quiere irse. Ya se habló de esto mismo la primavera pasada y el portero acabó renovando hasta 2022.

Según ha podido saber AS, el Barça no es el único que ya ha contactado con OnanaEl PSG y sobre todo la Premier también están pendientes del camerunés. El problema es que ahora todo va muy lento y hay que ver cómo afecta la crisis del coronavirus a la economía de los clubes.

El portero ha dejado caer en varias entrevistas que le encantaría volver al Barça, donde pasó cinco años en La Masía. Él tiene claro que luchará para jugar vaya a donde vaya. Una de las frases más destacadas que dejó el día de su última renovación fue: «Ha sido una decisión difícil, pero soy un portero joven y tengo que jugar. En el Ajax estoy seguro de ello, en clubes extranjeros top esa es la pregunta».

Por parte del PSG, Keylor está dando un buen rendimiento pero ya está camino de los 34 años. A nadie se le escapa del potencial financiero de la Premier League, y del big-6 el Chelsea es el único que podría estar buscando portero tras la irregular temporada de Kepa. El Tottenham estaría en la misma situación que el PSG con Lloris. Todas las opciones abiertas.

Barça: prohibido superar el peso ideal más de dos kilos

Los jugadores del Barcelona, durante el tiempo que dure el confinamiento, están siendo controlados diariamente por los preparadores físicos, quienes elaboran un plan de trabajo personalizado semanal con el fin de mantener el cuerpo activo y como prevención de futuras lesiones. Se trata de un trabajo básicamente de mantenimiento, con la mayoría de ejercicios inespecíficos, es decir, muy generales, y sin poder desplegar todas las necesidades que requiere el trabajo con un futbolista de élite.

Donde sí está habiendo una exigencia y control máximo es a la hora de pasar por la báscula. Cada semana, el jugador ha de reportar dos veces su peso al preparador físico que supervisa su trabajo. Por ahora, los resultados están siendo más que satisfactorios: en líneas generales, los umbrales de aumento de peso en la plantilla han estado entre 0,6 y 1,5 kilos. Unos parámetros que se consideran correctos teniendo en cuenta que la plantilla lleva ya más de seis semanas en confinamiento. De hecho, el listón que no pueden superar en ningún caso es el de dos kilos o más. Esta es una de las líneas marcadas en rojo cuando regresen los futbolistas a la Ciutat Esportiva.

También se espera un aumento en el porcentaje de índice corporal de grasa en torno al 0,3 y al 0.9%. En este caso, los cálculos son menos exactos ya que los jugadores no cuentan en su domicilio aparatos para calcular el porcentaje. Será una de las primeras pruebas que se les haga cuando se inicie la actividad deportiva.

En este apartado, un papel muy importante lo tiene la nutricionista del club, Toña Lizarraga, quien ha marcado una serie de pautas durante el tiempo que dure el confinamiento, como priorizar el consumo de proteínas y complementar la ingesta con batidos de frutas y verduras. Otro de los desajustes que se están intentando reconducir es la disminución del rendimiento aeróbico que se ha empezado a detectar en las últimas semanas en algunos futbolistas. Esto implica directamente un descenso en la capacidad de resistencia del jugador.

Además, en el caso de los futbolistas más rápidos y explosivos se ha empezado a constatar una pérdida evidente en la capacidad de realizar esfuerzos repetidos en los últimos entrenamientos telemáticos así como una pérdida a la hora de absorber impactos por parte del tendón.