Ansu vuelve a tirar la puerta

 

Ansu Fati pide paso. O mejor dicho, vuelve a pedir paso. Que un chico de 17 años que en el inicio de LaLiga (entonces tenía 16) ya reclamara su sitio, estuviera de moda, perdiera el foco y pasara de sujeto a complemento puede ser previsible. Cosas de la edad. Lo extraordinario es que después de ver disminuido su papel en el equipo tras su irrupción regrese 10 meses después de su debut siendo decisivo. Ansu debutó en agosto, deslumbró en septiembre y en las últimas jornadas antes del parón jugó los minutos de descuento y testimoniales. Hasta que recuperó la titularidad un martes de junio y volvió a ser determinante como si no hubiera pasado el tiempo. Tirar la puerta dos veces en una temporada está al alcance de muy pocos.

El canterano no era titular con el Barcelona desde el pasado 15 de febrero (Barcelona 2 – Getafe 1). Venía el joven atacante blaugrana de marcar dos goles ante el Levante y de ser titular en la vuelta de Copa ante el Athletic. Pero desde entonces desapareció de los planes de Setién. Ni un minuto ante el Betis, una titularidad de urgencia ante el Getafe en un partido en el que llegó a ir convocado Rei Manaj y a partir de ahí nada ante el Eibar, tres minutos para perder tiempo ante el Nápoles, nueve ante el Madrid, cinco ante la Real Sociedad y espectador en Mallorca.

Pero el martes ante el Leganés Setién le volvió a dar una oportunidad y Ansu fue la clave del partido. Con el Barça espeso, lento y sin ideas fue el chaval el que desencalló un partido lamentable con un gol desde la frontal en el primer disparo del equipo blaugrana.

Su quinto gol en LaLiga, el sexto de la temporada. Y todos han sido trascendentes. Se estrenó como goleador ante Osasuna marcando el tanto del empate a uno cuando el Barça perdía por 1-0. A la jornada siguiente abrió el marcador ante el Valencia, en ausencia de Suárez marcó los dos tantos de su equipo que permitieron sumar tres puntos contra el Levante y contra el Leganés desatascó un partido nefasto de los de Setién. En la Champions, le bastaron dos minutos (ingresó en el campo en el minuto 84 y anotó en el 86) para convertirse con 17 años y 40 días en el goleador más joven de la historia de la Champions y de paso dar el triunfo al Barça en el Giuseppe Meazza ante el Inter.

En un encuentro en el que el Barcelona no encontraba por donde meterle mano al Leganés, Ansu siempre desafió a Awaziem, su marcador, cinco años mayor que él y que le sacaba una ventaja física significativa de 14 centímetros (1,92 para el marcador nigeriano por 1,78 del juvenil blaugrana). Pero Ansu no se arrugó. Marcó un tanto decisivo, fue el mejor mientras estuvo en el campo y fue sustituido en el inicio de la segunda parte. Como el campo estaba vacío se perdió la ovación de una afición ansiosa de ver a un chaval tirar de nuevo la puerta del primer equipo.

Pique y Fati se entrenan con el grupo y estarán ante el Sevilla

La sesión de recuperación de este miércoles vino marcada por la presencia en el campo de Gerard Piqué y Ansu Fati. Los dos jugadores acabaron el partido ante el Leganés con problemas: al central le marcaron los tacos en la tibia de la pierna derecha tras una contundente acción con Assalé, de la que tuvo que ser atendido, sangrando en la herida y necesitando al final unos puntos de sutura, mientras que el joven delantero del filial tuvo que ser sustituido al quejarse de unas molestias musculares.

En cualquier caso, no peligra la presencia de ninguno de los dos de cara al partido ante el Sevilla de este viernes, ya que ambos saltaron al terreno de juego para realizar una suave sesión de recuperación junto a los titulares. Especial preocupación había en el club en el caso de Piqué, ya que la baja por sanción de Umtiti en la próxima jornada, dejaba pocas alternativas a Setién en la posición de los centrales. Afortunadamente, el catalán se ejercitó sin problemas, por lo que Setién pudo respirar más tranquilo.

Quienes no estuvieron en el campo fueron Leo Messi,  Antoine Griezmann y Sergi Roberto. Los tres se quedaron en el gimnasio haciendo una sesión de baño y masaje en la jornada siguiente tras el partido. La presencia de estos jugadores para el encuentro contra el equipo hispalense en el Sánchez Pizjuán, en principio, tampoco peligra.

El resto de jugadores que no fueron titulares ante el Leganés completaron una sesión con partidillo incluido. Entre ellos, Jordi Alba, que regresará a la lista tras su ausencia en la última jornada por sanción, y Samuel Umtiti, que no viajará a Sevilla al ver la quinta amarilla ante el Leganés.

Setién pudo contar asimismo en la sesión de este miércoles con un total de nueve jugadores del filial, entre ellos Riqui Puig, que pudo jugar el pasado martes sus primeros minutos post confinamiento.

Griezmann no despeja dudas

Antoine Griezmann no acaba de arrancar tras el parón y el debate en torno a su titularidad aumenta a medida que Suárez va sumando minutos y Ansu y Braithwaite aprovechan con sendos goles las oportunidades que que han tenido en la reanudación del campeonato.

El francés volvió a completar un partido mediocre ante el Leganés que pudo maquillar con un gol que fue anulado por el VAR, que comprobó que Semedo había arrancado en fuera de juego antes de centrar el balón que Griezmann remató a la red. Hubiera sido un bálsamo y una inyección de moral para un futbolista que a pesar de la defensa de Setién antes y después del partido está en el centro del debate de cara a la titularidad en el decisivo partido del próximo viernes en Sevilla.

De cara a la visita al Sánchez Pizjuán, Setién tiene previsto plantear de salida su once de gala. Diez jugadores parecen fijos y así los ha ido rodando el técnico cántabro en las dos primeras jornadas de la reanudación del campeonato. Pero queda la duda de quien será el acompañante de Suárez y Messi en el ataque blaugrana.

El uruguayo ha ido ganando presencia tras su lesión y tanto Braithwaite como Ansu Fati aprovecharon sus titularidades con un gol cada uno que, por lo menos, les hace opositar a un puesto en el once titular.

De Jong y Sergi Roberto no se entrenan y pueden ser baja

Frenkie de Jong y Sergi Roberto no saltaron este jueves al campo Tito Vilanova de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Los dos jugadores se quedaron en el gimnasio realizando trabajo específico, por lo que todo apuntan a que serán baja de cara al partido contra el Sevilla de este viernes. El resto de jugadores, incluido Jordi Alba, que regresará a la lista tras perderse el último partido por sanción, se ejercitaron con normalidad bajo una intensa lluvia. También estarán Gerard Piqué y Ansu Fati, que acabaron el partido ante el Leganés con sendos contratiempos, el primero, con un golpe en la tibia, y el segundo, con molestias musculares.

Asimismo, Leo Messi y Antoine Griezmann, que el miércoles no saltaron al terreno de juego, también completaron la sesión sin mayor contratiempo. Quien se ejercitó con el resto de compañeros, pero no viajará a Sevilla es el francés Samuel Umtiti, al estar sancionado tras ver la quinta amarilla ante el Leganés.

En el caso de Sergi Roberto parece muy claro que no estará en la lista de Sevilla. Tal como adelantó AS, el de Reus no se ejercitó el miércoles con sus compañeros, quedándose en el vestuario haciendo trabajo específico. Hay que recordar que el jugador fue sustituido por Semedo en el partido ante el Leganés, por lo que parece que no se ha recuperado de los problemas que arrastra.

La sorpresa en la jornada de hoy ha sido la ausencia del holandés Frenkie de Jong, ya que hasta ahora no se había perdido ningún partido por lesión. Sus única ausencia en LaLiga había sido por sanción: ante el Granada en el Camp Nou en el primer partido de Setién como entrenador. Si se confirma su baja, será la primera por lesión desde que fichó por el Barcelona. Hay que recordar en todo caso que en Mallorca fue sustituido por molestias musculares y que ante el Leganés no jugó, por lo que posiblemente aún no ha acabado de hacer limpio.

El nuevo optimismo se apodera del Camp Nou

El sábado regresa LaLiga y el Barcelona parece estar preparado y optimista. Al menos eso es lo que se respira en las portadas de los medios deportivos catalanes, que destacan el buen estado de forma con el que llega el equipo de Setién a la reanudación del campeonato, que en su caso será el próximo sábado a las diez de la noche ante el Mallorca.

Sport abre su portada con un ilusionante “Estamos preparados”, que resume el sentir del vestuario barcelonista. Según la información de este diario, los jugadores asegurabn estar “finos y con ganas” de cara al regreso al esprint final de la competición, hecho que confirma el entrenador Quique Setién, quien en declaraciones a Catalunya Ràdio y que destaca Sport aseguraba que “veo a mi equipo extraordinariamente bien”.

En Mundo Deportivo se entrevista a Clément Lenglet, quien se muestra de acuerdo en dibujar un escenario de optimismo. “Vamos a por el doblete” asegura el central francés que no va a poder jugar en Mallorca al estar sancionado. El defensa internacional francés considera que “el parón le ha ido bien a jugadores como Busi o Messi, que han vuelto muy en forma”.

Un reto para Jordi Alba

Los preparadores físicos del Barcelona han diseñado un plan contra las lesiones muy detallado porque son conscientes de que el retorno a la actividad de una manera tan intensa como se producirá supone un riesgo añadido. Toda la plantilla está recibiendo cuidados de prevención y en algunos jugadores más propensos a las lesiones éstos se aplican con más celo. Es el caso de Jordi Alba.

El lateral blaugrana retomará la competición después de haber pasado una primera parte del curso muy complicada a nivel de lesiones. Hasta que se suspendió el campeonato, Alba ha sufrido esta temporada tres lesiones musculares que le han dejado 67 días en el dique seco. Únicamente en su primer año en el club Alba había estado más tiempo de baja que en el curso actual.

Obviamente, con este historial, los preparadores físicos, Setién y el propio jugador deberán de estar muy atentos a cualquier señal que emita el jugador ante la cantidad de partidos que se van a suceder en cuanto se retome la competición.

Alba se lesionó en el primer partido del Barcelona en la Champions League en el campo del Borussia Dortmund, cuando sintió un pinchazo en el muslo y tuvo que abandonar el campo a los 40 minutos de partido. Estuvo 17 días de baja y se perdió cuatro partidos.

Un mes justo después de su reaparición volvió a romperse en un partido de Champions. Esta vez en el Camp Nou ante el Slavia de Praga sufriendo una rotura muscular que obligó a ser sustituido en el descanso. Esta fue la lesión más grave de la temporada: 37 días de baja que supusieron seis partidos sin el lateral. Cuando se retomó LaLiga tras el parón navideño, Jordi Alba se lesionó ante el Getafe y forzó su reaparición 13 días después para poder jugar en el Bernabéu ante el Real Madrid.

Esta racha de lesiones sorprende porque si bien en su primera etapa en Barcelona Alba era un jugador proclive a las lesiones musculares, lo cierto es que había corregido este aspecto del juego. La temporada pasada, sin ir más lejos, no se lesionó ni una sola vez y la anterior, la 17-18, estuvo únicamente diez días de baja. El propio Jordi Alba en una entrevista al diario italiano Tuttosport explicaba que esta mejora en sus lesiones se debía a que «he renunciado a las bebidas carbónicas como la Coca-Cola y la Fanta y he dejado el fast food».

El cambio de dieta dio resultado y Alba firmó dos grandes temporadas sin apenas percances físicos. Ahora, ante la cantidad de partidos que se acumulan y los precedentes inmediatos hará falta algo más que la dieta para que esta pieza que es fundamental para Setién pueda completar el maratón de final de campeonato.

La cuenta atrás del Barça (16): así llega Arturo Vidal

Infravalorado sólo por aquellos que no han debido repasar el palmarés de un jugador que ha sido imprescindible para entrenadores tan diversos como Allegri, Guardiola o Valverde, Arturo Vidal es, por cifras, el mejor centrocampista del Barça en esta Liga. Seis goles y dos asistencias en 22 partidos de los que, en sólo dos, completó los 90 minutos.

Dos goles decisivos, uno ante el Leganés en un importante triunfo (1-2) y otro en Cornellà en el que debía ser el gol de la victoria hasta que empató Wu Lei (2-2). Pero, sobre todo, una asistencia de oro a Messi en el debut de Setién al Granada. Esa pisadita de espaldas al argentino, que firmó el 1-0, valió su peso en oro. Y más. Vidal centró el balón que Le Normand despejó con la mano y significó el penalti que, a día de hoy, tiene líder al Barça.

Jugador de carácter, fundamental en un vestuario, muchos anunciaron su caída con la llegada de Setién, más amante del juego de toque. Sucede que a los entrenadores se les convence en los entrenamientos y, si bien es cierto que no se ha convertido en indiscutible, sí ha tenido sus minutos. Un error distingue la temporada de Vidal, el de su expulsión, evitable, en Nápoles.

En la post-temporada de los cinco cambios, a la que por cierto llega en muy buena condición según los test que manejan los especialistas del Barça, Vidal tendrá un papel fundamental. Para desfondarse durante 60 minutos, para salir media hora a generar caos y darle llegada al ataque del Barça. Nadie sabe si continuará la próxima temporada. El Inter lo quiere, pero él tiene entre ceja y ceja ganar su novena Liga consecutiva. Resulta muy difícil explicar que este jugador tenga ‘haters’, pero eso es el fútbol.

El Barça dice que si hay contagios era LaLiga la que los tenía que comunicar

Antes  la información de RAC 1 el lunes por la noche en la que se desvelaba que cinco jugadores y dos miembros del staff técnico habían dado positivo en las pruebas del coronavirus el FC Barcelona pasa la pelota a LaLiga. Lo que quiere puntualizar el club es que si sucedió este hecho era responsabilidad de LaLiga darlos a conocer o no, que es la entidad que realizó los controles y comunicó que no había ningún caso en la plantilla blaugrana.

Los siete casos se detectaron en los análisis que se realizó la plantilla y el personal del club antes de volver a entrenarse en las instalaciones de Sant Joan Despí y en ellos se descubrió que habían pasado el virus, pero que eran asintomáticos.

Desde el club aseguran que LaLiga les comunicó que la gestión de la información era competencia suya y que ellos ya comunicarían si había algún caso. Al ver que los afectados era asintomáticos y que habían pasado el virus y estaban en buenas condiciones dan por hecho que no consideraron conveniente comunicarlo. De hecho, al Barça le dijeron que tenían cero casos.

Añaden desde el Barcelona que los controles no los realizó personal médico del club, sino que LaLiga envió a personal sanitario de un laboratorio que recogió las muestras y las envió a analizar. Los resultados se transmitieron directamente a la organización que preside Javier Tebas que al ver que estos individuos habían pasado la enfermedad sin haberse dado cuenta no consideró que fueran relevantes y por eso no ofreció la información.

No obstante dentro de los servicios médicos del club se sigue atentamente a estos casos por considerar que el hecho de haber pasado el virus aun habiendo desarrollado anticuerpos, podría tener alguna consecuencia en la puesta a punto física de los afectados.

El club está absolutamente tranquilo porque si bien cinco jugadores y dos técnicos pasaron el virus en su día, a día de hoy todos los controles son negativos y Setién tiene a la totalidad de la plantilla lista para trabajar.

Ahora lo que falta ver es si en el resto de clubes que pasaron los controles también se dieron casos de asintomático y LaLiga decidió actuar de la misma forma como hizo con el Barça o bien el club blaugrana fue el único de esta casuística, lo que sería una extrañeza estadística.

Setién incorpora a dos jóvenes a la causa: Saverio y Cuenca

Desde que empezaron el lunes los entrenamientos colectivos, Quique Setién ha ido incrementando el número de jugadores del filial en las sesiones de trabajo. El lunes empezó con cinco, ya que no pudo contar con Monchu, que se lesionó el pasado sábado el cuádriceps y estará un mes de baja, el martes sumó al central Chumi al trabajo con el primer equipo y en la sesión de este miércoles incorporó a dos jugadores más: al delantero Kike Saverio y al central Kike Saverio.

Así pues, ahora mismo Setién cuenta con nueve jugadores del filial trabajando en el primer equipo, si bien Monchu está fuera de la dinámica de trabajo al estar recuperándose en el gimnasio. Seis son fijos desde el primer día de la reanudación de los entrenamientos tras el confinamiento: Ansu Fati, Riqui Puig, Ronald Araujo, Álex Collado, e Iñaki Peña, además del lesionado Monchu. De esta media docena de futbolistas, hay cuatro que han participado activamente en todas las sesiones: Riqui Puig, Araujo, Collado y Peña. No hay que olvidar que Fati estuvo la semana pasada fuera del equipo realizando un trabajo de prevención en los tendones rotulianos.

Setién reanudó la actividad hace casi un mes con 24 futbolistas (18 del primer equipo y 6 del filial) y ahora mismo está trabajando con 27 jugadores (18 del primer equipo y 9 del filial). Y eso teniendo en cuenta que no puede disponer del delantero francés Ousmane Dembélé, lesionado y que no está inscrito en LaLiga.

El equipo tendrá día de fiesta este jueves y regresará a los entrenamientos en viernes a las 9.30 horas.

«¿Cómo sería un día sin negros en el deporte? Aburrido»

Kevin-Prince Boateng habló en Sky Sports donde recuerda el día que se marchó de un partido por sufrir insultos racistas, cuando jugaba en el Milan, y lo compliciada que fue esa etapa.

Peores recuerdos: «Me hicieron gestos y burlas de mono, por cada gol que metas te daremos un plátano, te vamos a meter en una caja y te vamos a devolver a tu país, negrata, me han tirado agua y me han dicho que me van a limpiar la suciedad. La gente que me conoce me dice que lloraba, me iba a casa y nunca decía nada. Yo les digo que es porque era un cobarde, no era lo suficientemente fuerte. Ya no soy un cobarde, ese fue el momento en el que dije que ya era suficiente. Me sentí triste y enfadado, quería enseñarle al mundo que no iba a dejar que me hicieran eso nunca más».

Sentimiento: «Bueno, la verdad es que más que triste estoy enfadado porque duele tener estos mismos sentimientos. Sería tan sencillo como agrupar a todas las personas negras y sacarlas del deporte. Y a todos los actores negros y quítalos de las películas. ¿Cómo sería? Aburrido. Me gustaría un día que ningún jugador negro fuese a trabajar. Quizás en el cumpleaños de George Floyd. No porque no queramos trabajar o como falta de respeto al club, sino para honrar a la comunidad negra».

Liverpool: «Es un buen comienzo para saber que están con nosotros. Pero ¿qué hace en general el fútbol? No mucho, un anuncio en la tele o una pancarta cuando salen los equipos al campo».

Difícil para los jugadores: «Entiendo que no es una posición cómoda, mucha gente piensa que si dice algo o comparte algo equivocado va a perder un contrato o un sponsor. No dices nada malo cuando intentas ayudar a la raza humana».

Consecuencia: «Son una broma, al principio creía que funcionaban pero la gente se siente cómoda, puede sentarse en el estadio y llamarnos de todo. Ese policía se sintió cómodo con la rodilla en el cuello de Floyd. Ese es el problema, se sienten cómodos porque no hay consecuencias. ¿Cuáles son las consecuencias? ¿No ir al estadio, una multa? ¿Una multa al club?».