Riqui Puig: «Si lo dijo Piqué, creo que era por algo»

 

Riqui Puig fue un soplo de aire fresco para el Barça. Agradeció los minutos que le dio Setién: «Hay mucho nivel dentro del campo, y más en la medular. Hay que aprovechar los minutos que me dé Quique y acompañarlos de buenos resultados». El de Matadepera se unió a la doctrina Piqué. Cuando le preguntaron si compartía sus declaraciones («será muy difícil ganar esta Liga»), se puso a su lado: «Si lo dijo (Piqué) creo que era por algo. Están siendo partidos difíciles y creo que ahí está media Liga. Hay muchos partidos que dependen de decisiones arbitrales. Tres puntos que se te vayan arriba…».

Sobre el partido, destacó la paciencia del Barça: «La clave era ir moviendo el equipo y encontrar esos espacios dentro que es donde podía estar la clave. El Athletic te exige mucho físicamente. A estas alturas nos está costando coger el ritmo pero con los minutos hemos estado mejor. El gol de Rakitic ha significado, sobre todo, alegría. Porque el Madrid nos está apretando».

El próximo rival del Barça: a Sevilla, sin Umtiti pero con once de gala

El Sevilla es el próximo rival del Barcelona en la jornada 30 de LaLiga (viernes 19, 22: 00 horas). Los de Quique Setién llegan líderes, recuperan a Jordi Alba, pierden a Umtiti (sancionado) y tienen 13 puntos de diferencia respecto a los de Lopetegui, que han arrancado con un buen pie después del parón.

El Sevilla ganó el derbi (2-0) ante el Betis y estuvo a punto de llevarse los tres puntos ante el Levante (1-1). Con Fernando recuperado, el Sevilla puede sacar un once de gala con Vaclik; Navas, Kounde, Diego Carlos, Reguilón; Fernando, Jordán, Banega; Ocampos, De Jong y Munir. Gudelj podría entrar en el once por Banega u Óliver.

Mientras, el Barça, que recupera a Jordi Alba pero pierde a Umtiti, sancionado, jugará con Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, De Jong, Vidal; Messi, Suárez y Griezmann. No obstante, el puesto del francés no está claro y podría entrar Braithwaite.

Ansu vuelve a tirar la puerta

 

Ansu Fati pide paso. O mejor dicho, vuelve a pedir paso. Que un chico de 17 años que en el inicio de LaLiga (entonces tenía 16) ya reclamara su sitio, estuviera de moda, perdiera el foco y pasara de sujeto a complemento puede ser previsible. Cosas de la edad. Lo extraordinario es que después de ver disminuido su papel en el equipo tras su irrupción regrese 10 meses después de su debut siendo decisivo. Ansu debutó en agosto, deslumbró en septiembre y en las últimas jornadas antes del parón jugó los minutos de descuento y testimoniales. Hasta que recuperó la titularidad un martes de junio y volvió a ser determinante como si no hubiera pasado el tiempo. Tirar la puerta dos veces en una temporada está al alcance de muy pocos.

El canterano no era titular con el Barcelona desde el pasado 15 de febrero (Barcelona 2 – Getafe 1). Venía el joven atacante blaugrana de marcar dos goles ante el Levante y de ser titular en la vuelta de Copa ante el Athletic. Pero desde entonces desapareció de los planes de Setién. Ni un minuto ante el Betis, una titularidad de urgencia ante el Getafe en un partido en el que llegó a ir convocado Rei Manaj y a partir de ahí nada ante el Eibar, tres minutos para perder tiempo ante el Nápoles, nueve ante el Madrid, cinco ante la Real Sociedad y espectador en Mallorca.

Pero el martes ante el Leganés Setién le volvió a dar una oportunidad y Ansu fue la clave del partido. Con el Barça espeso, lento y sin ideas fue el chaval el que desencalló un partido lamentable con un gol desde la frontal en el primer disparo del equipo blaugrana.

Su quinto gol en LaLiga, el sexto de la temporada. Y todos han sido trascendentes. Se estrenó como goleador ante Osasuna marcando el tanto del empate a uno cuando el Barça perdía por 1-0. A la jornada siguiente abrió el marcador ante el Valencia, en ausencia de Suárez marcó los dos tantos de su equipo que permitieron sumar tres puntos contra el Levante y contra el Leganés desatascó un partido nefasto de los de Setién. En la Champions, le bastaron dos minutos (ingresó en el campo en el minuto 84 y anotó en el 86) para convertirse con 17 años y 40 días en el goleador más joven de la historia de la Champions y de paso dar el triunfo al Barça en el Giuseppe Meazza ante el Inter.

En un encuentro en el que el Barcelona no encontraba por donde meterle mano al Leganés, Ansu siempre desafió a Awaziem, su marcador, cinco años mayor que él y que le sacaba una ventaja física significativa de 14 centímetros (1,92 para el marcador nigeriano por 1,78 del juvenil blaugrana). Pero Ansu no se arrugó. Marcó un tanto decisivo, fue el mejor mientras estuvo en el campo y fue sustituido en el inicio de la segunda parte. Como el campo estaba vacío se perdió la ovación de una afición ansiosa de ver a un chaval tirar de nuevo la puerta del primer equipo.

Pique y Fati se entrenan con el grupo y estarán ante el Sevilla

La sesión de recuperación de este miércoles vino marcada por la presencia en el campo de Gerard Piqué y Ansu Fati. Los dos jugadores acabaron el partido ante el Leganés con problemas: al central le marcaron los tacos en la tibia de la pierna derecha tras una contundente acción con Assalé, de la que tuvo que ser atendido, sangrando en la herida y necesitando al final unos puntos de sutura, mientras que el joven delantero del filial tuvo que ser sustituido al quejarse de unas molestias musculares.

En cualquier caso, no peligra la presencia de ninguno de los dos de cara al partido ante el Sevilla de este viernes, ya que ambos saltaron al terreno de juego para realizar una suave sesión de recuperación junto a los titulares. Especial preocupación había en el club en el caso de Piqué, ya que la baja por sanción de Umtiti en la próxima jornada, dejaba pocas alternativas a Setién en la posición de los centrales. Afortunadamente, el catalán se ejercitó sin problemas, por lo que Setién pudo respirar más tranquilo.

Quienes no estuvieron en el campo fueron Leo Messi,  Antoine Griezmann y Sergi Roberto. Los tres se quedaron en el gimnasio haciendo una sesión de baño y masaje en la jornada siguiente tras el partido. La presencia de estos jugadores para el encuentro contra el equipo hispalense en el Sánchez Pizjuán, en principio, tampoco peligra.

El resto de jugadores que no fueron titulares ante el Leganés completaron una sesión con partidillo incluido. Entre ellos, Jordi Alba, que regresará a la lista tras su ausencia en la última jornada por sanción, y Samuel Umtiti, que no viajará a Sevilla al ver la quinta amarilla ante el Leganés.

Setién pudo contar asimismo en la sesión de este miércoles con un total de nueve jugadores del filial, entre ellos Riqui Puig, que pudo jugar el pasado martes sus primeros minutos post confinamiento.

Griezmann no despeja dudas

Antoine Griezmann no acaba de arrancar tras el parón y el debate en torno a su titularidad aumenta a medida que Suárez va sumando minutos y Ansu y Braithwaite aprovechan con sendos goles las oportunidades que que han tenido en la reanudación del campeonato.

El francés volvió a completar un partido mediocre ante el Leganés que pudo maquillar con un gol que fue anulado por el VAR, que comprobó que Semedo había arrancado en fuera de juego antes de centrar el balón que Griezmann remató a la red. Hubiera sido un bálsamo y una inyección de moral para un futbolista que a pesar de la defensa de Setién antes y después del partido está en el centro del debate de cara a la titularidad en el decisivo partido del próximo viernes en Sevilla.

De cara a la visita al Sánchez Pizjuán, Setién tiene previsto plantear de salida su once de gala. Diez jugadores parecen fijos y así los ha ido rodando el técnico cántabro en las dos primeras jornadas de la reanudación del campeonato. Pero queda la duda de quien será el acompañante de Suárez y Messi en el ataque blaugrana.

El uruguayo ha ido ganando presencia tras su lesión y tanto Braithwaite como Ansu Fati aprovecharon sus titularidades con un gol cada uno que, por lo menos, les hace opositar a un puesto en el once titular.

De Jong y Sergi Roberto no se entrenan y pueden ser baja

Frenkie de Jong y Sergi Roberto no saltaron este jueves al campo Tito Vilanova de la Ciutat Esportiva Joan Gamper. Los dos jugadores se quedaron en el gimnasio realizando trabajo específico, por lo que todo apuntan a que serán baja de cara al partido contra el Sevilla de este viernes. El resto de jugadores, incluido Jordi Alba, que regresará a la lista tras perderse el último partido por sanción, se ejercitaron con normalidad bajo una intensa lluvia. También estarán Gerard Piqué y Ansu Fati, que acabaron el partido ante el Leganés con sendos contratiempos, el primero, con un golpe en la tibia, y el segundo, con molestias musculares.

Asimismo, Leo Messi y Antoine Griezmann, que el miércoles no saltaron al terreno de juego, también completaron la sesión sin mayor contratiempo. Quien se ejercitó con el resto de compañeros, pero no viajará a Sevilla es el francés Samuel Umtiti, al estar sancionado tras ver la quinta amarilla ante el Leganés.

En el caso de Sergi Roberto parece muy claro que no estará en la lista de Sevilla. Tal como adelantó AS, el de Reus no se ejercitó el miércoles con sus compañeros, quedándose en el vestuario haciendo trabajo específico. Hay que recordar que el jugador fue sustituido por Semedo en el partido ante el Leganés, por lo que parece que no se ha recuperado de los problemas que arrastra.

La sorpresa en la jornada de hoy ha sido la ausencia del holandés Frenkie de Jong, ya que hasta ahora no se había perdido ningún partido por lesión. Sus única ausencia en LaLiga había sido por sanción: ante el Granada en el Camp Nou en el primer partido de Setién como entrenador. Si se confirma su baja, será la primera por lesión desde que fichó por el Barcelona. Hay que recordar en todo caso que en Mallorca fue sustituido por molestias musculares y que ante el Leganés no jugó, por lo que posiblemente aún no ha acabado de hacer limpio.

Los horarios enfadan al Leganés y amenazan su visita al Camp Nou

La distribución de los horarios de las primeras cuatro jornadas tras la reanudación de la Liga ha causado «malestar» en el Leganés. Los pepineros tendrán que afrontar cuatro partidos en apenas nueve días con, además, apenas 69 horas y media de descanso entre su visita al Camp Nou y el trascendental partido de Mallorca, esto es, menos de las 72 horas que fija el protocolo de LaLiga. Este último asunto, asumen, podría afectar a la composición del equipo con el que Javier Aguirre se medirá al Barcelona. Teniendo en cuenta tan apretado calendario, el alto riesgo de lesiones, la entidad del rival y que el siguiente duelo es una finalísima para los pepineros, al sur de la capital no verían como nada descabellado que el Vasco hiciera rotaciones notables para jugar contra los blaugrana.

Eso no significa que el Leganés no acuda a vencer al Camp Nou. Que regale los tres puntos en el feudo catalán. Ni mucho menos. Ya cuando protagonizó el famoso ‘Pepinazo’ copero en el Bernabéu, bajo las órdenes de Garitano, jugó contra el Real Madrid con varios de sus menos habituales, como Champagne, Tito, Brasanac o Beauvue. Pese a ello, venció. Con esta visita al Camp Nou podría suceder algo parecido.

El caso es que al sur de la capital asumen que las rotaciones serán una rutina en la reanudación del campeonato. Pero horarios y circunstancias como las que se han planteado tras conocer las fechas de las primeras cuatro jornadas empujarán a que estas rotaciones sean más necesarias de lo aconsejable, con las consecuencias que eso podría tener para la disputa del título de Liga, en este caso, o para otras cuestiones cuando los pepineros tengan que medirse a rivales que luchan por otros retos, como la Champions League o la Europa League.

El resultado con el que el Leganés se reestrene frente al Valladolid determinará también lo que sucederá en los siguientes partidos. Un triunfo podría allanar el camino para que Aguirre juegue con futbolistas menos habituales en Barcelona, toda vez que la necesidad de puntos, aun siendo grande, variaría. Lo contrario podría forzar al mexicano a arriesgar en el Camp Nou en busca de una machada.

Sea como fuere, el Leganés no tiene intención de presentar protesta formal alguna y espera que los próximos horarios sean más beneficiosos para sus intereses deportivos, viendo que, de los equipos de la zona de la baja, son los que jugarán más encuentros en menos tiempo. Aguirre cuenta, por ahora, con 23 futbolistas disponibles de la primera plantilla más cinco del filial, entre los que se encuentra un portero y cuatro jugadores campo.

La tecnología acaba con el debate Messi-Cristiano

El debate sobre el fútbol es casi interminable. Cada uno suele defender a la figura de su club o a quien mejor le cae. En ocasiones con números, en otras con títulos, con argumentos como el ‘carisma’, el liderazgo o aquella final en la que uno volteó la hegemonía de otro.

El de Messi y Cristiano por ver quien es el número uno es el más encendido de los últimos años llegando desde los bares a las más altas esferas, en la que los votos decidían cada temporada para quien era el Balón de Oro. Algo que pretendía acabarlo y era un argumento más para el debate.

Desde la Universidad Católica de Leuven (Bélgica) junto con la compañía neerlandesa de datos, SciSports, han apostado por la ciencia y el uso de la tecnología para desarrollar un algoritmo que coloque con datos objetivos a uno de los dos en la cima apostando por el ‘big data’, un método de estudio de datos a gran escala que ya se ha aplicado al deporte con éxito desde hace años.

En Sporza explican el modelo que analiza todas las acciones del partido y genera un valor final que es el Valor de Acciones por Estimación de Probabilidades y mide como todas las acciones del jugador acaban por determinar el resultado final de un partido.

El departamento de informática de esta universidad que ha llevado a cabo la investigación ha recopilado todos los datos desde la 13-14 hasta la 17-18 en LaLiga y sitúa a Messi por delante de Cristiano con un valor de VAEP de 1,21 por un 0,61 de Cristiano Ronaldo.

Explican que el resultado se debe a que Cristiano juega menos con balón pero que tiene un gran impacto y que Messi genera más acciones pero además, todas, con un valor alto. Aunque estén los datos, parece que seguirá el debate.

El nuevo optimismo se apodera del Camp Nou

El sábado regresa LaLiga y el Barcelona parece estar preparado y optimista. Al menos eso es lo que se respira en las portadas de los medios deportivos catalanes, que destacan el buen estado de forma con el que llega el equipo de Setién a la reanudación del campeonato, que en su caso será el próximo sábado a las diez de la noche ante el Mallorca.

Sport abre su portada con un ilusionante “Estamos preparados”, que resume el sentir del vestuario barcelonista. Según la información de este diario, los jugadores asegurabn estar “finos y con ganas” de cara al regreso al esprint final de la competición, hecho que confirma el entrenador Quique Setién, quien en declaraciones a Catalunya Ràdio y que destaca Sport aseguraba que “veo a mi equipo extraordinariamente bien”.

En Mundo Deportivo se entrevista a Clément Lenglet, quien se muestra de acuerdo en dibujar un escenario de optimismo. “Vamos a por el doblete” asegura el central francés que no va a poder jugar en Mallorca al estar sancionado. El defensa internacional francés considera que “el parón le ha ido bien a jugadores como Busi o Messi, que han vuelto muy en forma”.

Un reto para Jordi Alba

Los preparadores físicos del Barcelona han diseñado un plan contra las lesiones muy detallado porque son conscientes de que el retorno a la actividad de una manera tan intensa como se producirá supone un riesgo añadido. Toda la plantilla está recibiendo cuidados de prevención y en algunos jugadores más propensos a las lesiones éstos se aplican con más celo. Es el caso de Jordi Alba.

El lateral blaugrana retomará la competición después de haber pasado una primera parte del curso muy complicada a nivel de lesiones. Hasta que se suspendió el campeonato, Alba ha sufrido esta temporada tres lesiones musculares que le han dejado 67 días en el dique seco. Únicamente en su primer año en el club Alba había estado más tiempo de baja que en el curso actual.

Obviamente, con este historial, los preparadores físicos, Setién y el propio jugador deberán de estar muy atentos a cualquier señal que emita el jugador ante la cantidad de partidos que se van a suceder en cuanto se retome la competición.

Alba se lesionó en el primer partido del Barcelona en la Champions League en el campo del Borussia Dortmund, cuando sintió un pinchazo en el muslo y tuvo que abandonar el campo a los 40 minutos de partido. Estuvo 17 días de baja y se perdió cuatro partidos.

Un mes justo después de su reaparición volvió a romperse en un partido de Champions. Esta vez en el Camp Nou ante el Slavia de Praga sufriendo una rotura muscular que obligó a ser sustituido en el descanso. Esta fue la lesión más grave de la temporada: 37 días de baja que supusieron seis partidos sin el lateral. Cuando se retomó LaLiga tras el parón navideño, Jordi Alba se lesionó ante el Getafe y forzó su reaparición 13 días después para poder jugar en el Bernabéu ante el Real Madrid.

Esta racha de lesiones sorprende porque si bien en su primera etapa en Barcelona Alba era un jugador proclive a las lesiones musculares, lo cierto es que había corregido este aspecto del juego. La temporada pasada, sin ir más lejos, no se lesionó ni una sola vez y la anterior, la 17-18, estuvo únicamente diez días de baja. El propio Jordi Alba en una entrevista al diario italiano Tuttosport explicaba que esta mejora en sus lesiones se debía a que «he renunciado a las bebidas carbónicas como la Coca-Cola y la Fanta y he dejado el fast food».

El cambio de dieta dio resultado y Alba firmó dos grandes temporadas sin apenas percances físicos. Ahora, ante la cantidad de partidos que se acumulan y los precedentes inmediatos hará falta algo más que la dieta para que esta pieza que es fundamental para Setién pueda completar el maratón de final de campeonato.