El Barça nunca aceptará que el ‘naming’ del patrocinador vaya delante de Camp Nou

El club se mantiene en los 200 millones de euros como mínimo para sentarse en la mesa, reconociendo que la única negociación posible sería los años de vigencia del contrato: diez, quince o veinte.

El Camp Nou durante un partido de Champions.

Antes de lo que la gente se piensa -en el club aún tienen el reto de que sea en el 2024aunque lo dicen con la boca pequeña- el Camp Nou tendrá un nuevo apellido que asignará el nuevo patrocinador. Y decimos apellido porque en ningún caso la entidad aceptará que sea un nombre, es decir, que el patrocinador vaya por delante del estadio. Hablando en plata, cuando se refieran al estadio, su nombre será Camp Nou y posteriormente el del nuevo sponsor y no el nombre de la empresa y luego el Camp Nou. De ahí que en el club diferencien ‘title rights’ -que sería el caso del nombre primero- con el de ‘naming rights’, que es cuando la empresa va después del nombre del estadio.

Esa es la condición ‘sine qua non’ que trabaja desde el club para buscar un sponsor. Otra es que la oferta mínima sea de 200 millones de euros, ya que la vigencia máxima con la que estaría trabajando el club es de unos veinte años, lo que reportaría unos diez millones por temporada. En lo único que el club se muestra mucho más abierto es en la duración del contrato, dentro de una horquilla entre diez a veinte años.

Otra de las cláusulas inamovibles es que el patrocinador de la camiseta no acompañará en ningún caso el nombre del estadio. Habrán dos promotores diferentes, ya que la entidad no quiere que una marca monopolice hasta tal extremo el club.

En el Barcelona ya se han realizado diversos estudios de mercado sobre la valoración global que podría tener la posibilidad de acompañar el nombre del Camp Nou y han llegado a la conclusión que podrían llegar perfectamente a los 25 millones de euros anuales, es decir, a una oferta de 250 millones de euros para un contrato de diez años. Evidentemente, estamos hablando de máximos.

Al estar todavía la fase de construcción del nuevo Camp Nou en un proceso relativamente embrionario, el club todavía no se ha puesto en serio en busca de ese patrocinador que pague prácticamente el 35% del montante total de las obras, fijadas en unos 600 millones de euros.

Otro de los aspectos que tienen muy claro desde el club es que no se hipotecará patrimonio para pedir créditos a las instituciones bancarias. Todas las inversiones para financiar el proyecto han de llegar a través de patrocinadores y créditos, pero en ningún caso implicará una merma de patrimonio.

Aparte de la inauguración inminente del estadio Johan Cruyff en la Ciudad Deportiva, el club tiene previsto derrumbar definitivamente el Mini Estadi es en el mes de octubre, como paso previo al inicio de las obras del Espai Barça.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *