El calvario de Dembélé

 

Dembélé vive en una pesadilla continuada, la pesadilla de un joven jugador de 22 años que también sufre el barcelonismo desde que el club catalán hizo uno de los desembolsos más importantes de su historia (145 millones de euros), cuando militaba en el Borussia de Dortmund, y no ha podido disfrutarlo con regularidad.

Este martes el Barcelona informó de que, por octava vez desde hace dos años y medio de azulgrana, Ousmane Dembélé volvía al punto de partida, a un nuevo periodo largo de recuperación por una nueva lesión muscular, después de que ayer lunes ya se apuntase de que algo no iba bien en la recuperación que estaba en su última fase.

Precisamente contra su anterior equipo fue cuando cayó lesionado por penúltima vez, un 27 de noviembre en el Camp Nou. El jugador salió desolado del campo, tapándose la cara con la camiseta por una lesión (rotura muscular en el muslo derecho) en un momento, uno más, que parecía su consolidación y despegue definitivo.

Para su desgracia, y la del Barcelona, este percance en la Liga de Campeones no iba a ser el último del curso, ya que comenzó con una en el campo del Athletic Club y concluye con la de hoy martes, una rotura completa del tendón proximal del bíceps femoral de la pierna derecha que ya le condena definitivamente al ostracismo esta temporada.

Además de estos tres episodios, el estado físico de Dembélé hizo saltar las alarmas el 28 de septiembre, cuando se cayó del equipo titular antes del partido en el campo del Getafe (0-2), al ser descartado por unas molestias musculares en el muslo izquierdo, que no fueron a más.

La trayectoria de Dembélé de azulgrana -llegó en la temporada 2017-18- está ligada a un parte médico explicando su enésima lesión, ya que desde que viste de barcelonista, hace dos años y medio, el francés se ha pasado casi uno entero (342 días) de baja, una cifra que habla por sí sola del impacto deportivo y económico de la inversión realizada por el Barça con el futbolista internacional francés.

El Barcelona se encuentra en estos momentos en estado de shock debido a que ya no sabe cómo afrontar el caso Dembélé, pues dispone para el jugador de todo tipo de cuidados (le puso un cocinero para que le ordenase la alimentación que se creía desordenada) y en la última recuperación se optó para que hubiese una fase en Catar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *