El vestuario del Barça: «De 100 partidos así, ganamos 99»

Difícil explicar lo que ocurrió en la segunda semifinal de la Supercopa de España entre el Barcelona y el Atlético de Madrid. De hecho, ni los jugadores blaugrana son capaces de encontrar argumentos sólidos para razonar esta eliminación tras haber jugado uno de los mejores partidos de la temporada. «De cien partidos jugando así ganamos seguro noventa y nueve», era el mantra que se escuchaba en la expedición blaugrana que partió este viernes con destino a Barcelona.

Si bien los rostros eran serios y cariacontecidos, no había la sensación de pesadumbre ni rabia que se vivió en el vestuario tras la eliminación ante la Roma y el Liverpool en la Champions las dos últimas temporadas. Aquí era más la imagen de un equipo contrariado y desconcertado, convencido de que se habían hecho las cosas muy bien durante muchos minutos, pero que inexplicablemente se había dejado robar la cartera en los últimos minutos.

«Desde que juego contra el Atlético no había tenido la sensación de tanta superioridad», confesó un peso pesado, consciente que el Barcelona había sido una apisonadora futbolística durante tres cuartas partes del partido. Sin embargo, esta superioridad manifiesta no acabó reflejada en el marcador, ya que el Barcelona tuvo la mayor renta de un gol de ventaja, 2-1.

En el vestuario sorprendió, y mucho, que algunas voces pidieran la destitución de Ernesto Valverde, sobre todo porque algunos consideran que ante el Atlético se jugó el mejor partido de la era Valverde. De ahí que salieran a dar la cara rápidamente dos de los pesos pesados del vestuario, Leo Messi y Luis Suárez, para echar un capote al entrenador y manifestar su apoyo absoluto al técnico extremeño, frenando de esta forma cualquier especulación.

Por cierto, Valverde tiene previsto volver a ver el partido este fin de semana y hacer un resumen sobre algunas de las jugadas para analizarlo con la plantilla la próxima semana. Se trata sobre todo analizar qué pasó en los últimos quince minutos cuando el equipo se desmoronó tras haber dado un repaso de cabo a rabo al rival.

Así pues, una derrota dolorosa, pero que no dejará secuelas en el ánimo de la plantilla, ya que se percibe más como un accidente puntual que otra cosa. En todo caso, Valverde dio tres días de fiesta a sus jugadores -no volverán hasta el lunes- para que desconecten el fin de semana con sus familias. Un descanso reparador para empezar la semana con fuerzas, pensando en LaLiga, donde el Barcelona es líder empatado con el Real Madrid, y en la Copa del Rey, que el Barcelona se reengancha en la competición a mediados de enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *