El Madrid rueda desde la cima

Malas noticias para el Real Madrid en el ránking de la UEFA (dicha clasificación está basado en los resultados en la Champions League y en la Europa League durante las cinco últimas temporadas). Su mal año 2020 en la máxima competición continental (suma cuatro derrotas en siete partidos, junto con dos triunfos y un empate a falta del encuentro que le enfrentará al Borussia Mönchengadbach para definir si pasa a la fase eliminatoria o no) ha hecho que por primera vez desde 2014 no lidere el ránking de coeficientes de la UEFA.

Los blancos accedieron a la cabeza en 2014 y empezaría un dominio sustentado en los cuatro títulos levantados en apenas un lustro. Pero los fracasos en los dos últimos años ante el Ajax en 2019 y ante el Manchester City en 2020 ha hecho que los blancos bajen hasta la cuarta posición, siendo superado por el Bayern de Múnich (actual campeón del torneo), el Barcelona y la Juventus. Los germanos suman 120 puntos, mientras que los azulgrana logran 116. Por su parte, el cuadro italiano suma 111 puntos, uno más que los blancos.

Y es que las comparaciones son odiosas: los blancos lideraban a comienzos del año (enero de 2020) con 134 puntos, es decir: han perdido 24 puntos en apenas doce meses, fruto de sus malos resultados (llegó a acabar dicho ránking con 162 puntos al término de la campaña 2017-18, justo tras la conquista de la Decimotercera en Kiev). Otro detalle a tener en cuenta es el Liverpool que, pese a ganar el título en la campaña 2018-19, ocupa actualmente la décima posición con apenas 89 puntos…

El Barça de Koeman, de mal en peor también en Europa

El Barcelona de Koeman ha entrado en barrena. Cuando parecía que Europa se había convertido en la tabla de salvación de los blaugrana, tras el inicio decepcionante del equipo en LaLiga, llega la Juventus al Camp Nou y le pinta la cara. Además lo hace de la forma más cruel posible: goleando 0-3, arrebatándole la primera posición del grupo y rompiendo una racha de 38 partidos invicto en el Camp Nou en Europa.

Desde el 1 de mayo del 2013 que el Barcelona no perdía en casa en la Champions. En aquella ocasión fue el Bayern de Múnich, sí, otra vez el equipo alemán, quien humillaba a los blaugrana, con un contundente 0-3, en unas semifinales que ya estaban totalmente decididas, ya que en la ida, los bávaros habían ganado 4-0. Pero aquel día, el equipo de Tito Vilanova lo intentó de todas las formas posibles, dejando claro que no iba a dejar que el Bayern llegara a la final cómodamente. En cambio, la imagen del equipo hoy ante la Juventus es de un equipo roto, sin ideas y que se presenta con la bandera blanca antes de iniciar el partido.

Y, como a perro flaco todo son pulgas, también se rompió hoy una racha de catorce años consecutivos siendo primero de grupo en la liguilla, clasificación que le permitía tener la ventaja en octavos de jugar la vuelta en el Camp Nou y además jugar contra un equipo teóricamente inferior, al haber sido segundo de otro grupo. Desde la temporada 2007/08 que el Barcelona encarrilaba consecutivamente el liderato de su grupo en la Champions.

Ahora mismo, el Barcelona se jugará las lentejas en los octavos contra equipos de la envergadura del Bayern de Múnich, Manchester City, Chelsea, Liverpool, Borussia de Dortmund y RB Leipzig, a falta de la posibilidad de que el Borussia Mönchengladbach sea clasifique también primero si gana al Real Madrid.

Braithwaite aún se acuerda del Leganés

Parecía que Martin Braithwaite se había olvidado del Leganés. Desde que el delantero danés del FC Barcelona dejó Butarque de manera abrupta, en febrero de 2020, en sus redes sociales o de su propia voz no se le había podido escuchar o ver mención alguna a los pepineros. No hubo si quiera tiempo para una despedida o palabra de agradecimiento al club y la afición que lo rescataron de la Segunda inglesa para darle el escaparate que, en LaLiga, tan magníficamente bien aprovechó hasta acabar en el Barça. Amnesia blanquiazul que resulta que no es del todo completa. Braithwaite sí que se acuerda del Leganés, aunque sea para evocar los méritos individuales que se ganó con la camiseta de los madrileños.

El internacional danés subió dos fotos en sus distintos perfiles de redes sociales en los que se le veía en su casa de Barcelona, junto a sus hijos, colocando la decoración navideña. En una de esas imágenes, en una estantería, se podía ver esa referencia del pasado que evoca que, efectivamente, aún recuerda al Leganés. Se trata del trofeo que se llevó por ser nombrado mejor jugador del Lega en enero de 2020.

Curiosamente otra foto posando con este premio, que concede Mahou, patrocinador de los blanquiazules, es penúltima que se puede hallar sus perfiles haciendo referencia al Leganés. Desde que firmó por el Barça, la ausencia de guiños a su ex club es total. Ni el día que se marchó, ni cuando se reencontró con sus compañeros en el Camp Nou tras el confinamiento. Cero.

El detalle de que Braithwaite tenga en su casa, en lugar destacado, ese galardón, no ha pasado desapercibido para muchos aficionados que lo han interpretado como un leve guiño a su paso por el sur de la capital. Una etapa que, ni transcurridos diez meses, parece ya más que lejana. Una eternidad.

Ese galardón (amén de la amistad y contacto que aún mantiene con jugadores del Leganés) es lo único que une en el presente a Braithwaite y el Lega. Nada más. En las últimas semanas se ha filtrado un supuesto seguimiento de los madrileños al futbolista ante la opción de que los blaugrana se deshicieran de él en el mercado invernal. Información totalmente desmentida por todas las partes implicadas.

Ni el Leganés sigue a Braithwaite (de hecho, lo consideran un supuesto descabellado), ni el jugador quiere dejar el FC Barcelona, ni el club azulgrana ha pensado en devolverlo al club del que lo arrancó. Un Leganés que, ya sólo por el hecho de competir en Segunda, hace que sea inviable si quiera soñar con el retorno del internacional danés.

Luz verde para Umtiti: buenas sensaciones con el filial

Samuel Umtiti dio este miércoles un paso más adelante hacia su regreso a los terrenos de juego. El central francés disputó un partidillo de sesenta minutos -dividido en dos partes de treinta minutos- con el Barcelona B ante el Juvenil A. Umtiti jugó todo el partido, compartiendo primero pareja con Arnau Comas y posteriormente con Ramos Mingo.

En líneas generales, las sensaciones del francés fueron positivas. Y es que evidentemente el central acusó la falta de ritmo de competición -lleva más de cinco meses sin jugar un partido de fútbol-, pero supo superar esta circunstancia gracias a su experiencia contrastada.

Los que pudieron ver el entrenamiento en directo destacan que tampoco se le exigió mucho al francés, pero sí que fue muy expeditivo en buena parte de sus acciones, pasando con nota la primera prueba antes de recibir el alta médica.

En todo caso, ahora serán los servicios médicos del club y Ronald Koeman quienes han de decidir el momento en el que abrirán las puertas al jugador para regresar a una convocatoria. El partido ante el Cádiz del próximo sábado podría ser una buena oportunidad, sobre todo teniendo en cuenta el déficit actual en la plantilla en cuanto a centrales, con Gerard Piqué, con una lesión de largo recorridoRonald Araújo, aún de baja por una lesión en los isquiotibiales, y Clement Lenglet, prácticamente convaleciente de un leve esguince en el tobillo derecho.

Hay que recordar que desde el 30 de junio que Umtiti no entra en una convocatoria, por lo que su regreso a una lista sería una buenísima noticia. Para verle jugar un partido hay que remontarse unos días atrás, concretamente el pasado 27 de junio ante el Celta (2-2). Más de cinco meses después, el central está a punto de reaparecer.