Barça y Everton negocian un posible traspaso de Todibo

El Barça necesita ahorrar dinero si quiere acometer varias operaciones este verano. Sport informa de lo que podría ser la primera venta: Todibo. El Everton negocia con el Barça para establecer un precio medio de 20 millones, sin embargo hay varios obstáculos. Siendo más concreto, podrían ofrecer 25 fijos más cinco en variables. El principal hándicap radica en que el club culé pretende que haya una opción de recompra, algo a lo que se niega la entidad inglesa.

La relación entre ambos clubes es cordial, el caso de André Gomes y Yerry Mina son los ejemplos que lo ratifican. Todibo se fue al Schalke con una posible opción de compra de 25 kilo, algo impesable. Su fichaje por el Barça fue en 2019 y, desde entonces, ha dejado dudas en la entidad catalana.

Ahora, ni dos años después, podría despedirse por la puerta de atrás del club que le dio la oportunidad de dar su salto a la élite del panorama europeo.

El Barça da el OK a la venta de Arthur y puede fichar a Pjanic

Según informa Mundo Deportivo en su portada de este martes, el Barça ya ha dado el OK a la venta de Arthur Melo. De hecho, el club azulgrana ya ha dado luz verde al brasileño y al club bianconero para que negocien. Arthur, que como informa As desde hace días está en la lista de transferibles del Barça por más que él no quiera moverse del Camp Nou, ha tenido un rendimiento irregular en sus dos primeras temporadas en el Barça. Las lesiones, y algunos capítulos extradeportivos que no gustaron al club, le han puesto en el escaparate de salida y se han impuesto a sus buenas condiciones como organizador. Su salida, además, liberaría una plaza de extranjero.

El Barça, además, podría ganar un centrocampista de tronío en la operación. Miralem Pjanic (1990), un viejo sueño del club azulgrana desde su etapa en el Olympique de Lyon, podría llegar al Camp Nou. Centrocampista organizador, gran tirador de libres directos y jugador con gran conocimiento del juego, el bosnio podría dar todavía varios años de buen nivel en el Barcelona. En la Juventus, el uruguayo Bentancur también es un jugador que gusta al Barça hace tiempo.

 

Falta ahora que Arthur se decida. Aterrizado en el Barça en el verano de 2018 después de que el club azulgrana pagase por el 31 millones de euros, su primer partido de gira estadounidense ante el Tottenham impactó. Tanto que su fútbol se comparó con el de Xavi. Sin embargo, no ha terminado de asentarse y se abre una puerta a que su ciclo en el Barça haya terminado.

 

El Barça llama a Onana, pero también el PSG y la Premier

El de 2020 va a ser un verano muy complicado para cualquier fichaje. Uno de los papeles más complicados será para equipos como el Ajax, con jugadores a los que se les prometió una salida fácil si se quedaban un año más tras la gran actuación de la temporada pasada, como puede ser el caso de Ziyech. Ahora la cuestión es Onana y el Barça está muy interesado en recuperar a su canterano.

De momento está todo bastante en el aire. Ayer se rumoreaba que el Barça podría incluis a Neto, Riqui Puig y Álex Collado o Carles Aleña, y De Telegraaf habla del choque de intenciones: mientras que Overmars mantiene un precio elevado y espera que se quede, al menos, una temporada más, Onana quiere irse. Ya se habló de esto mismo la primavera pasada y el portero acabó renovando hasta 2022.

Según ha podido saber AS, el Barça no es el único que ya ha contactado con OnanaEl PSG y sobre todo la Premier también están pendientes del camerunés. El problema es que ahora todo va muy lento y hay que ver cómo afecta la crisis del coronavirus a la economía de los clubes.

El portero ha dejado caer en varias entrevistas que le encantaría volver al Barça, donde pasó cinco años en La Masía. Él tiene claro que luchará para jugar vaya a donde vaya. Una de las frases más destacadas que dejó el día de su última renovación fue: «Ha sido una decisión difícil, pero soy un portero joven y tengo que jugar. En el Ajax estoy seguro de ello, en clubes extranjeros top esa es la pregunta».

Por parte del PSG, Keylor está dando un buen rendimiento pero ya está camino de los 34 años. A nadie se le escapa del potencial financiero de la Premier League, y del big-6 el Chelsea es el único que podría estar buscando portero tras la irregular temporada de Kepa. El Tottenham estaría en la misma situación que el PSG con Lloris. Todas las opciones abiertas.

Barça: prohibido superar el peso ideal más de dos kilos

Los jugadores del Barcelona, durante el tiempo que dure el confinamiento, están siendo controlados diariamente por los preparadores físicos, quienes elaboran un plan de trabajo personalizado semanal con el fin de mantener el cuerpo activo y como prevención de futuras lesiones. Se trata de un trabajo básicamente de mantenimiento, con la mayoría de ejercicios inespecíficos, es decir, muy generales, y sin poder desplegar todas las necesidades que requiere el trabajo con un futbolista de élite.

Donde sí está habiendo una exigencia y control máximo es a la hora de pasar por la báscula. Cada semana, el jugador ha de reportar dos veces su peso al preparador físico que supervisa su trabajo. Por ahora, los resultados están siendo más que satisfactorios: en líneas generales, los umbrales de aumento de peso en la plantilla han estado entre 0,6 y 1,5 kilos. Unos parámetros que se consideran correctos teniendo en cuenta que la plantilla lleva ya más de seis semanas en confinamiento. De hecho, el listón que no pueden superar en ningún caso es el de dos kilos o más. Esta es una de las líneas marcadas en rojo cuando regresen los futbolistas a la Ciutat Esportiva.

También se espera un aumento en el porcentaje de índice corporal de grasa en torno al 0,3 y al 0.9%. En este caso, los cálculos son menos exactos ya que los jugadores no cuentan en su domicilio aparatos para calcular el porcentaje. Será una de las primeras pruebas que se les haga cuando se inicie la actividad deportiva.

En este apartado, un papel muy importante lo tiene la nutricionista del club, Toña Lizarraga, quien ha marcado una serie de pautas durante el tiempo que dure el confinamiento, como priorizar el consumo de proteínas y complementar la ingesta con batidos de frutas y verduras. Otro de los desajustes que se están intentando reconducir es la disminución del rendimiento aeróbico que se ha empezado a detectar en las últimas semanas en algunos futbolistas. Esto implica directamente un descenso en la capacidad de resistencia del jugador.

Además, en el caso de los futbolistas más rápidos y explosivos se ha empezado a constatar una pérdida evidente en la capacidad de realizar esfuerzos repetidos en los últimos entrenamientos telemáticos así como una pérdida a la hora de absorber impactos por parte del tendón.

Una liga de filiales: el eterno debate en el fútbol español

La Liga de Filiales es un debate recurrente dentro del fútbol modesto. Ahora, con la posibilidad de que la próxima temporada haya 108 clubes en Segunda B tras la propuesta de la Federación de dar por terminada la fase regular de la competición sin que haya descensos pero sí ascensos, muchos aficionados han vuelto a reclamar esta remodelación de la categoría, que muchos clubes modestos verían con buenos ojos. El motivo es simple, consideran su presencia una competencia desigual. Son equipos dependientes de clubes con presupuestos de miles de millones, mientras que ellos viven casi al día, dependiendo del dinero de las taquillas, los patrocinadores locales y las subvenciones federativas. Donde una participación en la Copa del Rey, y el premio económico que conlleva, es el Gordo de Navidad.

Esta remodelación de la competición tiene muchos años y fue en 2008 cuando estuvo a punto de hacerse realidad. Por aquel entonces Roberto Olabe y Ricardo Resta propusieron crear esta liga de filiales a LaLiga, la Federación y los clubes de Primera y Segunda. La propuesta no iba tan encaminada a la protección de los equipos modestos, sino a fomentar el talento español. Así defendían este proyecto Olabe y Resta hace doce años en AS: «Se retrasa mucho el debut y consolidación de los jóvenes. Es muy difícil llegar, salvo para los que apuntan a figuras. Hay más gasto en conseguir la categoría que inversión en la formación de futbolistas».

La particularidad de esta hipotética competición hubiera estado en los requisitos que debían cumplir los jugadores y cada filial para poder participar: tendrían que ser futbolistas entre los 16 años cumplidos y los 21 y sólo podría haber un máximo de cinco extranjeros por club para primar el talento nacional. Otra de las particularidades es que algunos jugadores del primer equipo podrían jugar en esta liga algún partido a modo de recuperación tras una lesión de larga duración. El formato de la competición, en la que participarían 42 filiales en una liga sin ascensos ni descensos, consistiría en tres fases. En la primera se dividirían en tres grupos. Los cinco primeros de cada liguilla y el mejor sexto jugarían durante la segunda fase en una Superliga Élite para ser el campeón de España. El resto de equipos se dividirían en dos grupos. En la tercera fase se jugaría la Copa entre los mejores de la fase 2.

Este proyecto que no llegó a materializarse tenía algunos inconvenientes y preocupaciones, sobre todo en la Federación y en algunos clubes. Aunque fuera y sea difícil dar el salto del filial al primer equipo, consideran que la exigencia física de una liga de filiales no es la misma que en Segunda, Segunda B o Tercera. Una de las grandes quejas que tienen los entrenadores de la Premier o la Serie A, donde existen estas liga de equipos reservas. “¿Por qué no pueden jugar nuestros equipos reserva en una competición oficial si tienen la suficiente calidad? Nuestros jóvenes tienen talento, pero no la experiencia para llegar al primer equipo. Por ello no pasan del banquillo. Está claro que el sistema de equipos reserva no funciona, hay que hacer algo al respecto para que no se desperdicie el talento de los chicos», protestó Rafa Benítez cuando entrenaba al Liverpool.

Todos los proyectos tienen sus ventajas e inconvenientes y cada país ha buscado su formula. Mientras que en Inglaterra e Italia existe esa liga de filiales, en Francia y Alemania lo que hacen es limitar la categoría hasta la que pueden ascender (la tercera división en el caso de los germanos y hasta la cuarta respecto a los franceses). Y al igual que hay distintos modelos por Europa, también hay diferentes posturas dentro del fútbol modesto. Muchos recelan de compartir categoría con los filiales, pero hay otros que no lo ven del todo mal. «Los filiales también le dan bastante chaché a la competición. Tal vez habría que regular el tema de sus jugadores de otra forma», apuntaba recientemente Felipe Llamazares, director general de la Cultural Leonesa, a AS. O, por ejemplo, Dorado, presidente del Talavera: «No me gustaría una liga de filiales. Dan mucha vida a la Segunda B y a clubes modestos como el Talavera nos ayuda a llevar gente al estadio».

Los goles de Messi o los registros de Oblak serán oficiales aunque no se juegue más

Los diecinueve goles marcados por Leo Messi, máximo realizador de la Liga hasta el momento, o los registros de Jan Oblak, portero menos goleado con veintiún tantos, pasarán a ser oficiales en el caso de que se decida suspender el campeonato de Liga por la crisis del coronavirus.

Así lo señaló a EFE José del Olmo, vicepresidente de la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS), entidad que dará por válidos todos los registros de este tipo que se acumulan hasta la fecha de la suspensión.

Lo mismo ocurrirá con los encuentros que Sergio Ramos acumula en Primera División y en competiciones europeas o con Juan Francisco Martínez «Nino», el futbolista que más partidos y más goles suma tanto en toda la historia de la Segunda División como en la del Elche CF, su actual club.

Todos estos registros, así como los del resto de futbolistas se contabilizarán para pasar a formar parte de sus estadísticas personales y de la competición con independencia de que éstas concluyan o no.

«Las competiciones se pueden suspender o anular por una causa extraordinaria, como puede suceder en estos momentos, pero todo lo que se ha jugado hasta el momento es oficial. Se compitió de forma reglamentaria y con actas. Los datos individuales se suman y los resultados siguen valiendo», explicó Del Olmo.

Al contemplarse la información de las actas, también se sumarán el número de partidos dirigidos por los diferentes árbitros, así como cualquier otro detalle que en ellas se refleje.

«Otra cosa es lo que se decida finalmente sobre si hay descensos o no y sobre quién es el campeón según el reglamento, pero lo que se ha jugado, ya se ha jugado y se contabiliza oficialmente. Se ha cumplido y, por tanto, se suma», añadió el dirigente de la entidad que registra los datos de fútbol a nivel internacional.

«Todo sigue contando: tanto los goles de Messi como los de cualquier jugador de categoría regional en un partido oficial. Todo seguirá estando ahí porque se habrá cumplido el proceso normal de la competición salvo en las jornadas finales», apostilló Del Olmo.

En este sentido, reiteró que todo lo se refiere a las estadísticas oficiales de los jugadores y equipos es independiente «de la decisión final de quién es el campeón» de una determinada competición.

«Por ejemplo, si al final se diera por ascendido a Primera División al Real Zaragoza a pesar de que no finalizara la competición, esa sería una decisión federativa, pero los partidos y los datos de sus jugadores serían los correspondientes a los partidos que ya hayan disputado«, concluyó.

Arthur: «Me gusta el Inter, pero no he terminado en el Barça»

El centrocampista brasileño, de 23 años, vive su segunda temporada en Europa y en el Barcelona y rápidamente ha conquistado un sitio entre los mejores centrocampistas de Europa. Y, claro, ha llegado el interés de grandes clubes como el Inter. Tal y como confirmó a AS su entorno hace unos días, Arthur ha parado los rumores que le acercan al Inter. Este domingo es el propio Arthur el que lo reitera a La Gazzetta dello Sport : «Me gusta el Inter, pero no he acabado en el Barça. El Inter es un equipo fuerte, reconocido en el mundo». Según asegura el periódico italiano, Arthur se encuentra entre los cinco nombres del club azulgrana que baraja el Inter, junto a Griezmann, Carles Aleñá, Junior Firpo y Nelson Semedo. Todo, con el interés de fondo del Barcelona por Lautaro Martínez. Desde su confinamiento en Barcelona, Arthur ha hablado del interés del Inter, del Barça y de otras muchas cosas.

El Inter y el Barça son el foco principal de la entrevista: «Para cualquier jugador es un orgullo que su nombre se combine con el de un club tan importante y reconocido a nivel mundial como el Inter, un club con un gran entrenador y un equipo impresionante. Dicho esto, sin embargo, los pensamientos que tengo en mente ahora son solo para el Barcelona. Me encuentro muy bien tanto en el equipo como en la ciudad y, sinceramente, sigo viéndome vestido de blaugrana durante muchos años».

Sobre su adaptación, Arthur reconoció que había sido buena: «Me estoy adaptando bien». Sobre sus problemas físicos, condicionados por una pubalgia, reconoció que el descanso forzado puede tener beneficios y espera que tarde o temprano las molestias queden atrás».

El brasileño reconoce que todavía le quedan cosas por hacer en el Barça y títulos por ganar. Por el momento, Arthur agradece al Inter por pensar en él, y se retira de un proyecto de intercambio relacionado con la posible partida de Lautaro.

Malcom: «Aquí hacemos doble sesión; en el Barça entrenábamos 40-50 minutos»

Malcom Filipe Silva de Oliveira (26-2-1997), delantero brasileño del Zenit de San Petersburgo que tuvo un paso fugaz por el Barça la pasada temporada, pasó por los micrófonos del Què T’hi Jugues de Ser Catalunya. Malcom, que jugó 24 partidos en el Barça y marcó cuatro goles de azulgrana, se ha perdido 14 partidos por una lesión de cadera. Malcom vive confinado en casa esperando que se reanude la temporada el 6 de junio. «Entrenamos a través de Zoom para mantener la forma, pero tocar balón…», explica desde Rusia, donde bromea con el trabajo en el Zenit. «Aquí hacemos doble sesión. En el Barça entrenábamos 40-50 minutos. Igual me lesioné por eso», dijo entre risas en una declaración que dará que hablar.

Malcom, que tiene un grupo de wassap con Arthur, Semedo, Coutinho y Rafinha, dice que «claro que echo de menos el Barça. Tengo buenos recuerdos de Barcelona. Había muy buena gente en la calle. Y me gustó la afición del Barça. Me envían muchos mensajes de apoyo» El extremo zurdo hizo patria con Coutinho y Neymar: ¿Neymar? No lo sé. Si vuelve, lo hará como en la primera vez que estuvo en el Barça. Jugar bien y ganar títulos. Y si Coutinho se queda, también, es un gran jugador».

Malcom se deshizo en elogios a Messi. Como jugador y como apoyo en el vestuario: «No es que tenga tanto poder. Es que somos una familia en el vestuario. Messi no es el presidente. Es que Messi como capitán, hablaba con el presidente para que las cosas fueran mejores. Messi siempre hablaba con nosotros y luego iba a hablar con el entrenador y con el presidente. Messi no es el presidente, ayuda al equipo. Sabiendo las opiniones de cada uno, luego reporta con míster y presidente. Espero que juegue más años porque es increíble. En el Barça cumplí el sueño de jugar con los mejores. Y la sensación que me quedó es que aprendí mucho. Algunas cosas que no sabía arreglar fuera del campo y dentro del campo, hoy no las arreglo. Y eso va a quedar en mi cabeza. Pensándolo ahora, creo que merecía más minutos pero el Barça me dio un aprendizaje».

Braithwaite, un sueño de 22 días

Es difícil imaginarse a futbolistas que se sientan más cautivos que Martin Braithwaite en este estado de confinamiento. «Con optimismo y si trabajas, se pueden mover montañas». Admirador de Martin Luther King y Muhammad Ali, aterrizó como un bisonte en el Barça el 20 de febrero, derrochando energía y actividad y con esa frase inspiradora como tarjeta de visita. Pero el sueño a Braithwaite le duró apenas 22 días. Concretamente, desde el 21 de febrero, en la previa del partido ante el Eibar, hasta el 13 de marzo, cuando el Barça anunció oficialmente el parón un día antes de que el Gobierno de España decretase el estado de alarma.

A Braithwaite, que llegó al Barça después de que el club azulgrana pagase los 18 millones que costaban su libertad y firmó un contrato hasta 2024 con una cláusula de estrella (300 millones de euros), le dio tiempo casi de todo en el primer mes. Se metió en el bolsillo a la afición en su debut por sus minutos entusiastas; viajó a Nápoles pese a que no podía jugar la Champions para acelerar su adaptación al vestuario. Luego, falló un gol casi cantado en el Bernabéu que le hubiese elevado a la condición de héroe cuando acababa de salir al campo. Paradójicamente, segundos después se durmió en la marca de Vinicius en la jugada decisiva del Clásico. Y fue titular por primera vez en el partido ante la Real Sociedad, donde confirmó su condición de futbolista pirotécnico. Útil para las urgencias de un equipo que se había quedado sin Suárez, pero tal vez sin la calidad exigida en un equipo de primerísimo nivel para marcar las diferencias.

Braithwaite estaba decidido a acabar con ese cliché. Está convencido de que tiene nivel para seguir la próxima temporada en el Barça pese a que ya se filtra que saldrá vendido este verano. De momento, le han quitado la ilusión. Ahora sus prioridades son otras. Después de confirmarse el parón en los entrenamientos, Braithwaite regresó a Madrid para estar con su pareja, Anne-Laure Louis, periodista y empresaria francesa, y sus tres hijos que muy pronto serán cuatro. Un dato puede terminar de desalentar a Braithwaite. Luis Suárez ya ha pedido consulta con los doctores del Barça para que le den el alta médica tras su intervención en la rodilla derecha. El regreso de Suárez le quitará, matemáticamente, más minutos a Braithwaite. Aunque, eso sí, nadie podrá echar la culpa al Barça ni al delantero, por ficharlo o por marcharse del Leganés, respectivamente, porque nadie podía esperar este desconcertante escenario.

Pero el danés aún está convencido de poder mover montañas y se ha creado su propia rutina entre muros. Se levanta a las 08:00 horas y desayuna. Sobre las 09:30 comienza e entrenar. Hacia las 12:00 toma un pequeño aperitivo y se dedica a su familia. Después de comer, actividades conjuntas con los chavales y vídeos para ver partidos del Barça y estudiar a los futuros rivales. «Esta situación parece de película. Pero saldremos de esta y, cuando todo esto termine, será fantástico. Volveremos con hambre». Aunque la previsión más pesimista (que todas las competiciones se suspendan) podría condenarle a no ponerse más la camiseta del Barça en un partido oficial, Braithwaite no cae en el desánimo. De momento, considera que su sueño está suspendido hasta nueva orden. 22 días en el Barça son demasiado pocos cuando tienes tanta energía interior.

245 millones al mercado

 

«En esta ventana de verano se auguran operaciones de intercambio. No habrá tanto dinero, tanto cash, pero habrá más intercambios de jugadores». La frase, pronunciada por Josep Maria Bartomeu, es toda una declaración de intenciones de lo que pretende el Barça cuando le toque atacar el mercado de fichajes de la temporada 2020-21. Con la amenaza de acumular pérdidas por las consecuencias de la crisis sanitaria; y con la previsión de estar obligado a bajar su presupuesto que había rebasado los 1.000 millones de euros, la dirección deportiva del Barça, dirigida por Eric Abidal y Ramon Planes, va a tener que hacer un importante ejercicio de creatividad para incorporar caras nuevas. Las preferidas, como ya es público, Neymar y Lautaro.

Es ahí donde entra en juego una larga lista de jugadores que se convertirán este verano en carne de trueque en Can Barça. Hasta nueve están en la lista. Su valor total, según la web especializada transfermarkt, es de 245,5 millones de euros. El número uno de la lista es Ousmane Dembélé. El Barça ya ha tirado la toalla con el francés y, aunque públicamente mantendrá que cuenta con el jugador, quiere utilizarlo como moneda de cambio. Con una baja estimada de seis meses, el Barça es consciente de que ha bajado su cartel pero que las webs especializadas aún le dan un valor de mercado importante. Concretamente, 56 millones de euros. A sus 22 años, todavía es recuperable con el jugador, pero en el Barça parece estar maldito. El Barça ya ofreció a Dembélé el año pasado dentro de la operación Neymar, pero el PSG no mordió el anzuelo. Por supuesto, entrará de nuevo en la propuesta por el brasileño y también en la que se haga por Lautaro al Inter.

Philippe Coutinho comparte la primera posición en el ranking de transferibles en el Barça. Aunque se especula con la posibilidad de que Chelsea o Leicester puedan hacer una oferta importante por el brasileño, que lógicamente sería aceptada con gusto por la institución, el jugador cedido en el Bayern también es considerado en el club como una posible moneda de cambio. A sus 27 años, su valor de mercado también es de 56 millones de euros.

En un segundo escalón, aparecen nombres como Semedo, Júnior, Umtiti, Vidal, Rakitic o Braithwaite. El portugués, con un valor de mercado de 32 millones, es uno de los mejores activos del club. La temporada pasada ya fue pretendido por el Atlético de Madrid antes de que los colchoneros fichasen a Trippier. El Barça dejó claro que no aceptaría ofertas por debajo de los 50 millones de euros, pero su cotización sigue sendo alta y aunque el Barça tiene al portugués en buena consideración, sabe que tiene en la recámara a Emerson (Betis). Así que, si es necesario, Semedo también estará en la lista de intercambios del Barça.

El caso de Júnior es más sorprendente. Sólo lleva un año jugando en el Barça y tiene un valor de mercado, 20 millones de euros, superior a su coste inicial (el club azulgrana pagó 18 millones de euros más 12 en variables). Sin embargo, también está en la rampa de salida. Es uno de los ejemplos paradigmáticos del cambio de filosofía del Barça, que ha dejado claro que ya no es un club finalista y que tratará a los futbolistas como mercancía si es necesario.