Setién está disfrutando como un niño

Ya dijo Quique Setién en la rueda de prensa de presentación que estaba viviendo “como en un sueño” desde que el Barcelona le llamó mientras estaba paseando junto a las vacas en Liencres para confirmarle que había sido el elegido para ocupar el banquillo blaugrana. Desde ese día, todo lo que está viviendo este técnico de 61 años es simplemente un sueño hecho realidad.

Y lo está disfrutando al máximo, sin perderse ni un detalle y aprovechando cada instante al máximo. De hecho, en su primera semana al frente de la nave blaugrana ha intervenido de forma directa en la toma de muchas decisiones: convocó una doble sesión de entrenamiento en su estreno como técnico, anuló un día de fiesta para organizar una sesión matinal, organizó una cena para toda la plantilla, cedió al canterano Riqui Puig los galones del primer equipo y prepara una sesión matinal para el mismo día del partido.

Todo esto lo que se ha podido ver y constatar de forma directa, pero también está la trastienda de la gestión de Setién en el vestuario. El entrenador ha dialogado con los pesos pesados de la plantilla, empezando por Leo Messi, para transmitirles su visión del fútbol y conocer la opinión de los capitanes. Todos se han mostrado muy receptivos, ya que se trata de un ideario que practicaron durante muchos años en el fútbol base y posteriormente en el profesional.

Pero Setién no se ha quedado sólo en las charlas con sus jugadores sino que en los entrenamientos tiene una participación directa. El cántabro es el primero en arremangarse para participar en los rondos como un jugador más. Eso sí, el rondo donde esté Leo Messi, que para eso es el entrenador y escoge compañeros de viaje. Este sábado se le pudo ver participar junto a Messi, Griezmann, Umtiti, Alba, Carles Pérez, Semedo, Rakitic, Vidal y Araujo. En los diez minutos que duró los rondos hasta en dos ocasiones tuvo que pagar el pato y meterse en el centro para recuperar balones.

Antes de los rondos, Setién, demostrando su talante didáctico, estuvo hablando con la plantilla en el centro del campo durante unos diez minutos. Con un papel en la mano, el entrenador blaugrana repartió consignas del trabajo que iban a realizar en la sesión matinal y hasta se permitió alguna broma que fue respondida por la plantilla con aplausos y sonrisas.

Es evidente que el método Setién ha entrado con el pie derecho en el Barcelona. Ahora veremos si además ayuda al equipo a conseguir los retos marcados esta temporada.

Entrenador nuevo, gol de Messi

No es el año más goleador de Messi. Después de un inicio salpicado de lesiones que le impidió marcar hasta la jornada número ocho ante el Sevilla, supo encadenar una racha fenomenal de doce goles en ocho partidos. Sin embargo, en los últimos cuatro partidos de Liga sólo ha sido capaz de hacerle un gol al Alavés. Se secó ante la Real, en el Clásico y en el derbi contra el Espanyol.

Messi, de hecho, tiene casi imposible meterse ya en la lucha para ganar su séptima Bota de Oro. Con 13 goles y 26 puntos, está a siete goles y catorce puntos de Ciro Immobile, actual líder de la tabla de goleadores europeos por delante de Robert Lewandowski. Sin embargo, el argentino sí ha sido capaz de soportar la primera plaza en la tabla de goleadores de LaLiga.

Es difícil adivinar cuál será la reacción de Messi a este cambio de entrenador, el quinto que vive desde que está en el Barça, donde ha sido dirigido por Rijkaard, Guardiola, Tito Vilanova, Tata Martino, Luis Enrique y ahora Quique Setién. Con los últimos, el argentino ha hecho casi costumbre darles la bienvenida con goles. Messi marcó en el debut con Tito Vilanova. En la Supercopa de 2012 (gol en un 3-2 al Madrid) y en LaLiga (dos goles en un 5-1 a la Real). Con Martino, hizo un doblete en el debut oficial en LaLiga 2013-14 del técnico argentino (7-0) al Levante. Con Luis Enrique, marcó en el primer partido de Liga de la campaña 2014-15 (otro doblete en un 3-0 ante el Elche). Finalmente, también le hizo un gol de penalti al Madrid en el primer partido oficial de Ernesto Valverde al frente del Barça en plena depresión por la marcha de Neymar.

A Messi se le ha visto sonriente en los primeros entrenamientos con Setién, que le ha dedicado palabras de admiración desde el primer día, pero que también aseguró que sabría mantener la distancia y estar en su sitio cuando llegase el momento. Messi no es un jugador fácil para los técnicos. Quiso a Rijkaard más con el tiempo que en el momento (le disgustó no estar en la final de la Champions de 2006), vivió de más a menos con Guardiola, apreció a Tito, soportó a Martino y con Luis Enrique tuvo la relación más extraña. Quiso forzar su salida después de la tormenta de Anoeta en enero de 2015 y acabó fundido en un abrazo con él en el adiós. «Está muy cerca de Guardiola», ha llegado a decir en alguna ocasión. A Valverde lo respetó hasta el final, pero es cierto que con el poder absoluto que tiene en el club, no evitó su destitución. Tal vez porque vio que al equipo le hacía falta una sacudida que, espera, le dé Setién. Veremos si también al cántabro lo recibe con un gol.

¿Te gusta el camiseta del Barcelona? Bienvenido a comprar en nuestra tienda de todo camisetas futbol.

El director deportivo de la Juve desvela una operación con el Barça con dos jugadores

Fabio Paratici, director deportivo de la Juventus, habló en ‘Sky Sport’ antes del partido con el Parma y desveló una posible operación el Barça: «Estamos hablando con el Barcelona de dos chicos. Hemos tenido algunos años con nosotros a Matheus Pereira, un buen jugador, técnico, pero que necesita un determinado tipo de juego para expresar su mejor nivel. «Hemos visto un jugador suyo (del Barcelona), Marqués, que tiene características de típico delantero para el fútbol italiano y estamos procediendo porque pensamos que puede ser buena para ambos clubes«.

Matheus Pereira, centrocampista nacido en Río de Janeiro en 1998, pertenece al Juventus desde 2016, y fue cedido el pasado verano al Dijon francés tras acumular apenas tres partidos el último curso.

El Juventus planea separarse del brasileño para incorporar al delantero del Barcelona B Marqués, jugador nacido en 2000 que mide más de 190 centímetros que, según la dirección deportiva turinesa, se adapta más a las características de la Serie A.

También se refirió Paratici de una operación que se desveló hace unos días de un posible trueque Bernardeschi-Rakitic: «Fue una idea que salió en este verano, ahora puedo decir que no hubo un interés concreto».

LaLiga más igualada en 17 años

LaLiga vuelve a escena tras el parón por la Supercopa de España y la Copa del Rey. Leganés y Getafe darán hoy el pistoletazo de salida a la segunda vuelta de un campeonato que se presenta como el más igualado de los últimos diecisiete años. El Barcelona, líder de Primera, saca 29 puntos al Espanyol, farolillo de la competición.

La primera vuelta del campeonato ha traído varias sorpresas en la zona alta de la clasificación. Sobre todo el Barcelona, campeón de las últimas dos ediciones, que ha vivido su peor primera vuelta liguera desde 2007-08, donde también sumaron cuarenta puntos. Esta temporada los azulgrana han dejado escapar 17 puntos, lo que sumado a la mejoría del Real Madrid respecto a las dos campañas anteriores (en la 17-18 sumó 32 puntos y en la 18-19, 33) ha provocado que ambos afronten la segunda vuelta empatados a puntos. El primero y el segundo de la clasificación no llegaban igualados desde la 2013-14, cuando Barça y Atleti sumaban 50 puntos y que acabó con el alirón rojiblanco. Los de Simeone, como los azulgrana, también ha firmado una peor primera vuelta respecto a campañas anteriores. Acumulan 35 puntos frente a los 38 de la 18-19 y los 42 de la 17-18.

Haciendo una proyección del promedio de puntos conseguido por Barcelona y Madrid en la primera vuelta, el alirón liguero se cantaría con 80 puntos. Lo que supondría el campeonato más barato desde la 2006-07, el cual ganó el Real Madrid de Capello.

Por otro lado, el Espanyol, que marcha colista en de la categoría con once puntos, mantiene el nivel de los farolillos rojos de las dos últimas temporadas (Huesca y Las Palmas) que acabaron descendiendo a final de temporada. Aunque a diferencia de ellos, los pericos están más cerca de la salvación que ellos: a cuatro puntos. Los altoaragoneses, en cambio, se encontraban a diez puntos y los grancanarios, a siete. La salvación no estaba tan cerca del último desde la 15-16, que sólo les separaba tres puntos.

Rashford, Martial y Greenwood, a la altura de la MSG del Barça

El tridente compuesto por Rashford, Martial y Greenwood es de los pocos brotes verdes que se vislumbra en el horizonte del barbecho interminable en el que se encuentra el Manchester United. Marcus, Anthony y Mason están respondiendo a la confianza de Solskjaer con goles. Los 39 goles equivalentes a la suma de goles de los tres- 19, 11 y 9, respectivamente- iguala y supera los números de dos tríos de mucho mayor empaque y experiencia. Messi (16 tantos), Suárez (14) y Griezmann (9) copian la marca de los de Manchester, mientras que Mané (15), Salah (14) y Firmino (9) dejan su marca en 38, a uno de los mancunianos. El PSG come en otra mesa y Mbappé (21), Neymar (13) e Icardi (17) suman la friolera de 51 tantos en estos primeros meses del año futbolístico.

Además, hay otros dos factores que incrementan el valor de lo logrado por los jóvenes diablos rojos: edad y eficiencia. En lo primero salta a la vista con un rápido vistazo al DNI de los protagonistas. Los 21.3 años de media que resultan de las 22 (Rashford), 24 (Martial) y 18 (Greenwood) primaveras de los del United superan ampliamente en bisoñez a los 30.6 que promedian tanto el tridente dirigido por Jurgen Klopp como la MSG del Barça.

Sorprende, además, que en términos de efectividad también superen a sus ‘hermanos mayores’. Los problemas físicos de Martial y la inexperiencia de Greenwood no les han permitido acumular los minutos de juego que por su desempeño en el campo merecían, aunque eso no ha mermado su capacidad realizadora. De esta manera, regalan un promedio de un gol por cada 132.3 minutos, cifra que supera los 138.6 minutos que necesitan Messi, Suárez y Griezmann para marcar y que destrozan la marca de un gol cada 191,6 minutos del terceto campeón de Europa, indiscutible y con una salud de hierro.

Evolución imparable

Especialmente llamativo es el caso del que fuera el niño más rápido del norte de InglaterraGreenwood, un recién llegado a esto de la élite del fútbol. El de Bradford ha hecho de la Europa League su territorio de caza particular y con cuatro goles y dos asistencias en cinco partidos ha demostrado que la presión le resbala, sea cual sea la plaza. Su promedio de un tanto cada 133.6 minutos así lo atestigua. Además, partido a partido, ya sea desde la banda derecha como desde el frente de ataque, muestra el filo que guardan sus actuaciones.

Mientras que sus dos compañeros, más consolidados, están robando partido a partido el cartel de jugador franquicia que, hasta que las lesiones y la rebeldía hicieron acto de presencia, ostentaba un Pogba cada día más en entredicho. El ex del Monaco, siempre con el debe del gol a la espalda, está perforando la portería rival una vez cada 146 minutos, superando ampliamente su mejor marca, firmada la pasada temporada (uno cada 194’). El único lunar en la presente temporada están siendo los problemas físicos que le han impedido disputar diez partidos.

En tanto que Marcus Rashford lidera tanto la clasificación goleadora total como la de rapidez de cara a puerta. Poco más de dos horas, 124 minutos concretamente, necesita para obligar al portero rival a sacar el balón de su propia portería. Números que alumbran su mejora de cara a puerta y que suponen, como en el caso de Martial, su mejor marca como profesional, por encima del gol cada 180.6 minutos que logró en la 2015-16, el año de irrupción en el foco de primer nivel. Este verano renovó por 280.000 euros semanales hasta junio de 2023, cifras estratosféricas para un joven de 22 años, que se quedarán cortas de seguir con su progresión.

Cristiano Ronaldo, Rooney  y Tévez, en el horizonte

El estado de forma que presenta el tridente evoca a otro trío del pasado reciente del United: Cristiano Ronaldo, Wayne Rooney y Carlos Tévez. Y eso es algo que Ole Gunnar Solskjaer tiene presente: «Podemos ver lo que hacen estos tres, les tenemos atados con contratos largos y queremos verles desarrollarse y convertirse en un fantástico terceto de ataque. Yo estaba aquí con Ronaldo, Tévez y Rooney y lo que ellos hicieron es lo que quiere cualquier entrenador. Que lleguen a Anfield y atemoricen a sus defensores. Estoy muy emocionado por el partido», dijo en referencia al Liverpool-United del domingo (17:30 horas).

El siguiente paso para que evolucionen como lo hicieron el portugués, el inglés y el argentino es compartir tiempo juntos sobre el terreno de juego y ese es el objetivo del noruego: «Creo que sólo les he alineado juntos de inicio en una ocasión en la Premier (contra el Newcastle), por lo que tenemos que conseguir que tengan el nivel comprensión y consistencia entre sí que tienen Sané, Salah y Firmino», deslizaba Solskjaer al compararle joven vanguardia con la del Liverpool.

El PSG come en otra mesa y Benzema está solo

Sin embargo, hay un equipo que sale de todas las comparativas en lo que a frentes de ataque se refiere. Los Mbappé, Neymar e Icardi, con la inestimable colaboración de Di María y sus 10 goles, son inalcanzables para cualquier otro tridente. 21, 13 y 17 tantos de los tres primeros que alumbran una realidad: en este momento son el ataque más potente de Europa. Un gol cada 81.2 minutos es un dato irreal. Un dato de un trío al que las rotaciones (Mbappé) y las lesiones (Neymar) no han afectado en términos realizados.

Mientras que casos como los del Real Madrid responden a la falta de acompañantes para el ‘9’ titular. Karim Benzema lleva 16 goles, pero el siguiente realizador en la tabla madridista es Rodrygo, con solo seis tantos, con Ramos y Modric, defensa y centrocampista, siguiendo al brasileño con 5. Los continuos problemas físicos de Hazard y Bale están impidiendo ver a la BBC con continuidad y no han permitido al tridente blanco competir con el resto de ataques del continente.

Setién sale con blancas

Esto no son más que palabras», dijo Setién después de dar su interminable discurso inaugural el pasado martes. En cinco días, y después de haberse proclamado de nuevo cruyffista radical y de haberse puesto a los pies de Messi; de haberse metido en los rondos y de llevarse a sus chicos a cenar, a Quique le toca pasar a los hechos en su debut oficial como entrenador del Barça ante el Granada (sigue el partido en directo en As.com). A juzgar por sus palabras, va a ser valiente. Sabe mejor que nadie que ha aterrizado en el Barça por filosofía y discurso, no por currículo. «Cuando he llegado a los equipos donde he ido, sólo he prometido una cosa: jugar bien». Quique no puede traicionar sus principios. Así que se espera un entrenador fanático del estilo, de la posesión y de la diversión. Por su gusto por el ajedrez, podría decirse que hoy ante el Granada saldrá con blancas. Al ataque y a demostrar que su relato no está vacío y tiene sustancia.

Diego Martínez le han hecho una faena. Interiorizado como tenía al Barça de Valverde, al que pintó la cara en la primera vuelta en Los Cármenes, el nuevo es una incógnita. Setién no ha garantizado la continuidad del 4-3-3, aunque es difícil imaginar otro dibujo en un equipo que casi no tiene centrales y que, además, se ha quedado sin delantero centro. Porque en la última semana del Barça no sólo ha acabado la era Valverde. Luis Suárez estará cuatro meses de baja. Una ausencia capital. El uruguayo ha participado en el 41% de los goles del Barça este año. La expectación es máxima.

El vestuario del Barça: «De 100 partidos así, ganamos 99»

Difícil explicar lo que ocurrió en la segunda semifinal de la Supercopa de España entre el Barcelona y el Atlético de Madrid. De hecho, ni los jugadores blaugrana son capaces de encontrar argumentos sólidos para razonar esta eliminación tras haber jugado uno de los mejores partidos de la temporada. «De cien partidos jugando así ganamos seguro noventa y nueve», era el mantra que se escuchaba en la expedición blaugrana que partió este viernes con destino a Barcelona.

Si bien los rostros eran serios y cariacontecidos, no había la sensación de pesadumbre ni rabia que se vivió en el vestuario tras la eliminación ante la Roma y el Liverpool en la Champions las dos últimas temporadas. Aquí era más la imagen de un equipo contrariado y desconcertado, convencido de que se habían hecho las cosas muy bien durante muchos minutos, pero que inexplicablemente se había dejado robar la cartera en los últimos minutos.

«Desde que juego contra el Atlético no había tenido la sensación de tanta superioridad», confesó un peso pesado, consciente que el Barcelona había sido una apisonadora futbolística durante tres cuartas partes del partido. Sin embargo, esta superioridad manifiesta no acabó reflejada en el marcador, ya que el Barcelona tuvo la mayor renta de un gol de ventaja, 2-1.

En el vestuario sorprendió, y mucho, que algunas voces pidieran la destitución de Ernesto Valverde, sobre todo porque algunos consideran que ante el Atlético se jugó el mejor partido de la era Valverde. De ahí que salieran a dar la cara rápidamente dos de los pesos pesados del vestuario, Leo Messi y Luis Suárez, para echar un capote al entrenador y manifestar su apoyo absoluto al técnico extremeño, frenando de esta forma cualquier especulación.

Por cierto, Valverde tiene previsto volver a ver el partido este fin de semana y hacer un resumen sobre algunas de las jugadas para analizarlo con la plantilla la próxima semana. Se trata sobre todo analizar qué pasó en los últimos quince minutos cuando el equipo se desmoronó tras haber dado un repaso de cabo a rabo al rival.

Así pues, una derrota dolorosa, pero que no dejará secuelas en el ánimo de la plantilla, ya que se percibe más como un accidente puntual que otra cosa. En todo caso, Valverde dio tres días de fiesta a sus jugadores -no volverán hasta el lunes- para que desconecten el fin de semana con sus familias. Un descanso reparador para empezar la semana con fuerzas, pensando en LaLiga, donde el Barcelona es líder empatado con el Real Madrid, y en la Copa del Rey, que el Barcelona se reengancha en la competición a mediados de enero.

Oblak se sienta a la mesa de Messi

Tan determinante como un nueve. O más, a tenor de lo visto. Oblak recibió ayer en herencia el brazalete de capitán de un Koke que estaba renqueante y el esloveno demostró que no le viene grande ese encargo del vallecano. El abrazo en las entrañas del King Abdullah con Simeone fue elocuente. Casi tanto como las felicitaciones que recibió de los jugadores del Barcelona, Messi, entre ellos. Y es que el portero esloveno fue la boya a la que se abrazó el Atlético para después protagonizar un acto de fe marca registrada del equipo de Simeone.

Pero primero fue Oblak quien miró a los ojos a Messi y compañía. Encajó, sí, pero su antológico agigantamiento no solo mantuvo al Atlético en la carrera por la semifinal sino que también colaboró para desquiciar al Barcelona. Las dos manos a Bardhi de hace unos días estaban todavía frescas antes de que el esloveno comenzara su recital. Y eso que Suárez le dejó un recadito con la cadera al cuarto de hora de partido. Tuvo que ser atendido. En el 22’ se lució ante Messi, que remató a bocajarro. Sacó la pierna para evitar el primero.

Solvente, como siempre, descolgando centros, en el 39’ hizo gala de su conocimiento de Griezmann. Le negó el gol en una salida rapidísima para dejarle sin tiempo ni espacios para localizar el disparo ni para intentar el dribbling. A renglón seguido, tapó acertadamente un remate de primeras de Suárez. En el segundo tiempo mantuvo el tipo, después del empate de Messi. Para entonces el Barcelona era ya un vendaval. El argentino le probó en el 55’, con un remate centrado y Oblak ni se inmuto. Tiró de colocación. Después le volvió a cerrar la puerta Griezmann adivinándole la vaselina que intentaba. Eran minutos de sufrimiento y las embestidas de una de las delanteras más goleadoras del mundo se veía frenada en las manos del esloveno.

Hasta encajando transmitió voluntad de pelea al Barcelona. Griezmann consiguió superarle en el 62’, al recoger el rechace en el área pequeña después del póster que Oblak le hizo a Suárez en un cabezazo potentísimo. En el 66’ repitió ante el uruguayo con una mano buenísima abajo. El charrúa pareció identificar el último foco de resistencia y mantuvo otros dos encontronazos más con el portero, llegando a temerse por su estado físico. Algo que soliviantó al propio Simeone que reclamaba protección para su portero. Oblak y el Atlético venían de ceder ante el Barcelona en el Metrolitano por una genialidad de Messi, pero esta vez fue el meta el que se sentó a su mesa para inclinar el duelo a favor rojiblanco. Por si hay dudas, fue su partido con más paradas en la temporada actual.

¿Hay partido por el tercer y cuarto puesto en la Supercopa de España?

El 2020 pasará a la historia como el año en el que cambió por completo la Supercopa de España. La RFEF cambió por completo el formato de la competición, pasando de una final a doble partido a una ‘final four’ en campo neutral y a partido único. Y ese campo neutral está siendo el King Abdullah Stadium de Yeddah, Arabia Saudí.

Esta primera Supercopa de España en formato ‘final four’ está cerca de llegar a su fin. Valencia, Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid han sido los cuatro equipos que han disputado este nuevo sistema de competición.

El Valencia y el Barcelona, los dos equipos que quedaron eliminados en semifinales, no jugarán encuentro por el tercer y cuarto puesto. De hecho, los dos equipos eliminados aterrizaron ya en sus respectivas ciudades y ambos disfrutarán de días libres durante el fin de semana antes de encarar una semana con compromiso liguero.

La Federación decidió que no habría encuentro entre los dos eliminados a pesar de que podría haber colocado ese encuentro en la jornada de viernes o sábado. Además de poder optar a un título, los cuatro participantes del torneo no han jugado las dos primeras rondas de la Copa del Rey, en las que sí entraron los 16 equipos restantes de LaLiga Santander. Valencia, Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid entrarán en la siguiente ronda de Copa, es decir, en 1/32.

Messi, Ter Stegen, De Jong y Piqué, los mejor puntuados por nuestros lectores

Leo Messi, Marc -André ter Stegen, Frenkie de Jong y Gerard Piqué son los futbolistas del Barça que mejor valoración obtienen tras la primera mitad de la temporada a tenor de los resultados de una encuesta activada en nuestra página web a finales de diciembre.

El genio argentino tiene un consenso espectacular con un 10 para el 70% de los participantes y un 9 para el 19%. Pese a haber estado un mes de baja al inicio de la campaña, ya es el máximo artillero de la Liga con 13 dianas y clave en el liderato del equipo barcelonista.

Ter Stegen, decisivo con paradas de mérito en muchos encuentros, también cuenta con el respaldo mayoritario de la afición. Un 37% le da un 9 y un 31% le califica con el 10 por un 8 para el 21%. El portero germano cumple su sexta temporada en el Barça a sus 27 años demostrando cada curso el acierto de su contratación por solo 12 millones de euros.

Frenkie de Jong es el fichaje de esta campaña que más satisface. El holandés llegado del Ajax no baja del 8 para el 81% de los participantes en la encuesta. Un 37% le da un 8, un 33% le valora con un 9 y un 11%, con un 10. Nadie le puntúa por debajo del 5. Antoine Griezmann, el otro refuerzo de campanillas del pasado verano, tiene margen de mejora para los seguidores culés. Un 33% le da un 7, un 18% le puntúa con un 8, un 4% le califica con un 9 y un 5%, con la máxima nota.

También Gerard Piqué recibe el aplauso de los lectores, de los que un 33% le dan un 8, un 23% le valoran con un 0 y un 6%, con un 10. Su compañero en el eje de la defensa, Clément Lenglet, obtiene otra nota alta con un 8 para el 34% y un 7 para el 31% y un 9 para el 11%. Luis Suárez, autor de 10 goles en la Liga, recibe el 8 para el 29%, el 9 para el 21% y el 10 para el 10%.

Ivan Rakitic tiene un 7 como calificación más elegida al igual que Arturo Vidal, Sergio Busquets, Sergi Roberto, Jordi Alba, Carles Pérez y Neto, mientras Ansu Fati, revelación de la campaña, se dispara al 8 para el 31% y llegando al 9 para el 18% y al 10 para el 16% de los lectores.

Entre los que más decepción han provocado en los cinco primeros meses de la temporada destaca Ousmane Dembélé debido a sus constantes lesiones sobre todo. El francés tiene como mejor nota un 5 (21%) seguido de un 4 (19%). Tampoco Junior Firpo acaba de convencer al recibir un 5 de nota más votada, por el 35% de los participantes en el sondeo.